(Foto archivo).

El gobierno de Colombia anunció este miércoles la captura del segundo al mando de las disidencias de la exguerrilla comunista de las FARC, que operan en la frontera con Ecuador.

Jefferson Chávez, conocido como Cachi o Miguelito, comandaba uno de los grupos que se apartó del proceso de paz y era considerado por las autoridades un “objetivo de alto valor”, destacó el presidente Juan Manuel Santos en una declaración a la prensa.

Cachi, de 27 años, cayó en un operativo realizado en la ciudad de Pereira, en el centro-oeste del país, gracias a información por la que las autoridades pagarán una recompensa de cien millones de pesos (unos 33 mil dólares).

Con este arresto, el gobierno asesta un golpe contundente a las llamadas disidencias de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), el grupo rebelde que renunció a medio siglo de fallida lucha por el poder para convertirse en partido a finales de 2016.

Estamos avanzando “en el objetivo de desarticular esas bandas criminales, esas disidencias que están operando en el sur del país, en la frontera con Ecuador”, sostuvo Santos.

Los organismos de inteligencia estiman que unos mil guerrilleros de origen marxista siguieron en armas atraídos por el negocio del narcotráfico y de la minería ilegal.

Los rebeldes ejercen especial influencia en el sur de Colombia y en la frontera con Ecuador sobre el Pacífico, una de las rutas más apetecidas para el tráfico de drogas hacia Estados Unidos.

Precisamente, Cachi estaba al frente de la producción y comercialización de cocaína en zona rural de Tumaco, un poblado limítrofe con Ecuador, anotó la policía en un comunicado.

Según las autoridades, tenía bajo su mando 50 hombres que se encargaban de enviar la droga hacia Centroamérica y Estados Unidos.

Chávez era el segundo al mando de la organización que lidera Walter  Arizala, conocido como Guacho, uno de los hombres más buscados en Ecuador y Colombia tras la disolución de las FARC.

El ahora partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común surgió del pacto que condujo al desarme de unos siete mil combatientes el año pasado.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.