Islas San Martín y San Bartolomé quedaron devastadas por Irma. (Cortesía)
COMPARTE

Las islas caribeñas de San Martín y San Bartolomé, ya devastadas por el paso de Irma, se preparaban el sábado en una carrera contrarreloj ante la llegada del huracán José, que interrumpirá las labores de rescate.

Se espera que José, cuya intensidad aumentó a nivel 4, pase el sábado por la noche a 100 km al norte de San Martín, ya destruida al 95% por Irma, que el sábado llegó a Cuba, antes de alcanzar Florida el domingo.

Las autoridades francesas declararon “alerta violeta”, es decir grado máximo, en San Martín y San Bartolomé.

El paso de José comportará “olas potentes, cuyos puntos más bajos alcanzarán entre 6 y 8 metros, fuertes lluvias tormentosas y ráfagas de viento de hasta 130 o 150 km/h”, según la agencia meteorológica francesa Météo France.

El paso de dos huracanes “tan potentes” al mismo tiempo por el Atlántico no tiene “precedentes conocidos”, declaró a la AFP el meteorólogo de Météo France Frédéric Nathan.

El presidente francés, Emmanuel Macron, convocó una reunión de la plana mayor de su gobierno en el Elíseo, ante el riesgo de una nueva tragedia.

José amenaza con paralizar las comunicaciones aéreas, mientras que las marítimas ya están suspendidas. Un rompecabezas para los equipos de rescate, que tratan de retirar agua y de acercar a los habitantes de esas islas víveres y materiales.

Escombros peligrosos

La isla franco-holandesa de San Martín, de 70.000 habitantes, está repleta de residuos, trozos de chapa, chatarra y vegetales, indicó un periodista de la AFP sobre el terreno. Unos escombros que podrían transformarse en “proyectiles capaces de herir o matar” al paso de José, declaró al diario NRC el comandante de la marina holandesa, Peter Jan de Vin.

Es “ilusorio” creer que San Martín pueda estar correctamente preparado para la llegada de José, afirmó.

En el pequeño aeropuerto de Grand-Case, solo los habitantes más vulnerables -mujeres embarazadas, niños, personas mayores- estaban siendo evacuados, hacia la vecina Guadalupe.

Según dijo el sábado la prefectura de Guadalupe, “todas las líneas aéreas privadas están cortadas” pero habrá “una rotación de dos aviones, quizá tres” para llevar a cabo “evacuaciones sanitarias”.

En San Martín se abrirán nueve refugios con capacidad para “1.600” personas durante el paso de José, prometió el sábado la ministra francesa de Ultramar, Annick Girardin.

Pero la gente no tiene suficiente información y algunos, reunidos en el aeropuerto de Grand-Case, preguntaban a socorristas y gendarmes dónde se encontraban los refugios, señaló un periodista de la AFP en el lugar.

“Sabemos que el confinamiento es a mediodía pero eso es todo. No tenemos ninguna información sobre los nueve sitios”, dijo preocupado Nicolas, un funcionario de unos 30 años.

Saqueos

Y, para acabar de rematar la situación, tampoco se podía garantizar la seguridad en todas partes, confió el viernes por la noche en San Martín el mayor Mertz. “No conseguimos mantener la seguridad en todos los puntos”, afirmó.

Militares franceses y holandeses patrullaban por las calles, aunque varios testigos informaron que varias tiendas habían sido desvalijadas. En la parte francesa, 11 personas fueron arrestadas por saqueos, según los gendarmes.

Del lado francés hay actualmente 410 gendarmes y 80 policías patrullando, según el ministerio de Interior.

“El ambiente es siniestro. La gente circula armada”, dijo el comandante Jan de Vin.

Según Dick Algra, un holandés de 61 años, él y unos cincuenta turistas se atrincheraron en un su hotel para protegerse. “Grupos de varios individuos, a veces familias enteras, recorren las calles con cuchillos y armas de fuego”, aseguró al diario Telegraaf.

Según el ministerio francés de Interior, se enviaron más de 1.100 personas de refuerzo para las dos islas, incluyendo 300 bomberos, una treintena de miembros del personal médico y decenas de ingenieros.

Las autoridades prevén esperar a que pase José para distribuir agua y alimentos. Mientras tanto, “ya se distribuyeron 3.000 raciones alimentarias” y “100.000” más serán distribuidas, indicó el sábado Jacques Witkowski, director general de la división de seguridad civil y gestión de crisis (DGSCGC).

La aseguradora pública francesa afirmó el sábado que los daños provocados por Irma en las dos islas ascenderían a 1.200 millones de euros (1.450 millones de dólares).

Irma dejó al menos 10 muertos y siete desaparecidos en San Bartolomé y en las parte francesa de San Martín.

En total, el huracán causó 25 muertos a su paso por el Caribe, si se agregan los seis muertos en las Islas Vírgenes Británicas, cuatro de las Islas Virgenes estadounidenses, dos de la parte holandesa de San Martín, dos de Puerto Rico y uno de Barbuda.

Con una intensidad que oscila entre las categorías 4 y 5, el huracán llegó a Cuba el sábado, donde más de 10.000 turistas extranjeros y miles de turistas nacionales fueron trasladados a lugares seguros.

En Florida, donde se espera que Irma llegue el domingo a través del archipiélago de los cayos con vientos de al menos 250 km/h, las autoridades ordenaron la evacuación de 6,3 millones de personas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.