(Foto EFE)

El canciller de Chile, Heraldo Muñoz, dijo que su país no quiere un diálogo simbólico en Venezuela porque sería inútil, y afirmó que entiende que la oposición del país quiera seguridades respecto a la agenda de la negociación.

Lo que Chile no quisiera es simplemente participar en un proceso que sea simbólico y que no tenga efectos reales para una salida democrática para el restablecimiento del orden constitucional democrático quebrantado en Venezuela, indicó el ministro en el Wilson Center de Washington.

Para tener resultados concretos hay que tener una agenda acordada entre las partes y esperamos que eso se produzca.

El canciller chileno ha sido invitado como facilitador del nuevo intento de diálogo entre el Gobierno y la oposición, junto a sus homólogos de México, Paraguay, Bolivia y Nicaragua y República Dominicana, país anfitrión de la negociación.

La Mesa de la Unidad Democrática (MUD), anunció que no continuarán con la fase exploratoria del diálogo hasta sean removidos los obstáculos que ha puesto el Gobierno, razón por la que no acudieron al encuentro previsto para ayer.

Una preocupación que tenemos es que esta reunión no haya podido realizarse como estaba presupuestada, pero entendemos que tiene como fundamento el que se quiera un diálogo concreto con condiciones mínimas que permitan asegurar un buen resultado, afirmó el ministro chileno.

Entendemos que la oposición quiere seguridades respecto a algunos aspectos de la agenda de diálogo que para ellos son fundamentales, por tanto participarán en la medida que estén ambas partes sentadas sobre una agenda concreta y se espera que eso se pueda producir, explicó.

Dijo que eso no depende ya de los países que han sido invitados como acompañantes del proceso, sino del Gobierno y la oposición.

No obstante, consideró la decisión de la oposición de no acudir al encuentro absolutamente respetable.

“Depende de que se acuerden esas condiciones mínimas para que el diálogo pueda fructificar”, señaló.

Preguntado por quién debe ahora dar el paso para que el diálogo continúe, indicó que “ambas partes”.

Cree que al final de cuentas no habrá acuerdo sin que los propios venezolanos definan cuál es el futuro que quieren, los países acompañantes o facilitadores o el propio anfitrión pueden hacer mucho pero al final la decisión es de los propios venezolanos, apuntó.

El canciller evitó adelantar la agenda de la reunión del denominado Grupo de Lima prevista para octubre en Toronto, Canadá, porque se debe esperar a ver las circunstancias.

Ese será el tercer encuentro en tres meses de este grupo de países americanos críticos con el Gobierno de Nicolás Maduro y que decidieron empezar a reunirse fuera de la Organización de Estados Americanos (OEA) ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo sobre la crisis venezolana en el organismo.

Lo integran Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay y Perú.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.