Cuarentena Comerciantes comercios centro de valencia
Así lució el bulevar Constitución durante la primera semana flexible de cuarentena del año. Foto: Francis Tineo

Patricia Sayago no desperdicia las horas de sol de la cuarentena flexible en las que puede trabajar. A las 7:00 am ya está en las inmediaciones de la estación Lara del Metro de Valencia y se encomienda a Dios para que le ayude a vender muchos pares de medias. Sabe que si no sale de la mercancía antes del viernes, no tendrá cómo alimentar a sus cuatro hijos.

Sayago siente la presión del esquema 7+7 de la cuarentena. La semana pasada no se inmutó en salir por temor a que los policías le decomisaran las medias, aunque la necesidad de calmar el hambre era imperiosa. “La semana que no se trabaja, no se come”.

Víctor Abreu tampoco está de acuerdo con el esquema impuesto por el gobierno de Nicolás Maduro. Sí algo ha aprendido en sus 12 años como comerciante, es que la constancia es fundamental para la prosperidad de un negocio. “El cierre no es productivo para los comerciantes que necesitamos trabajar todos los días para poder llevar los alimentos a nuestras casas”.

Comerciantes comercios centro valencia cuarentena
Poca afluencia de personas en enero no sorprendió a los comerciantes. Foto: Francis Tineo

Ventas bajan %80

Aunque los dueños de locales saben que enero suele ser un mes de pocos ingresos, no dejan de estar preocupados por la baja del 80% de las ventas en relación a la temporada decembrina, que tampoco cumplió con sus expectativas.

Deiver González se había acostumbrado a vender 150 barquillas diarias en el bulevar Constitución del centro de la ciudad, pero esta semana el pasillo comercial “más concurrido” de la ciudad estuvo desolado. Sólo alcanzó a vender 30 helados en el día. “Todavía hay muchos negocios cerrados y la poca gente que puede haber en la calle no está comprando”.

Abreu, por su parte, rememora tiempos lejanos donde las personas acostumbraban a realizar sus compras en enero para aprovechar las rebajas de precios. Después de mirar su tienda vacía fue inevitable que se le escapara un suspiro. “Eso se perdió. Ya las cosas no están más baratas en enero y la gente no busca los remates. Arrancamos el mes y todo está solo”.

Comercios comerciantes negocios cuarentena valencia
Algunos negocios todavía no suben las Santamaría a en el centro de Valencia. Foto: Francis Tineo

Jhoan García, vendedor en una tienda de ropa, también recuerda los años anteriores en los que podía tomarse unas vacaciones familiares de hasta tres meses. Ahora sólo piensa en la necesidad de trabajar todos los días para sacar adelante a sus hijos: dos adolescentes y dos niños pequeños. “Los muchachos pasan todo el día con la abuela porque la mamá también trabaja. Es lo único que podemos hacer en esta situación donde nada alcanza”.

Transacciones complicadas

Tanto García como Abreu coinciden en que una de las mayores dificultades para los negocios es lo complicado que se han vuelto las transacciones. Los comerciantes han perdido clientes por no tener cómo dar un vuelto en divisas, o cuando las fallas eléctricas dejan inoperativos los puntos de venta. “El papel moneda desapareció. Eso no existe. Las personas no tienen bolívares ni siquiera para el pasaje. Pero los otros métodos de pago también son inestables: dependemos del sencillo en dólares, de la luz y la señal”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.