Recorrido periférico de la candelaria.
Julia Martínez aseguró que sus ingresos se ven afectados por la presencia de vendedores informales, (foto: Rafael Freites).
COMPARTE

Tatiana Pérez va dos veces por semana al mercado periférico de La Candelaria, la guerra entre los comercios formales e informales no es de su importancia. Su objetivo: conseguir los productos alimenticios más económicos del lugar para llevar a su hogar.

Desde que los precios de los artículos de la cesta básica se han vuelto incomprables para los padres de familia, los viajes por supermercados, periféricos y mercados al aire libre son más constantes. Todos los clientes buscan lo mismo, que el dinero les alcance.

Esta situación también ha provocado el crecimiento de los vendedores informales, mejor conocidos como buhoneros, quienes con tarantines se colocan alrededor del periférico.

Son muchos los comercios formales que han registrado una disminución en sus ventas, por la presencia de los buhoneros. Para Zoraida Gonzalez, dueña de un local del periférico, el bajón ha sido del 70 por ciento.

Sostuvo que la razón de esta disminución se debe a que los vendedores informales ofrecen los mismos productos, pero a precios más económicos.

No pagan impuestos, son mayoristas, y la calidad no es la misma, es el argumento de González para explicar cómo los buhoneros pueden manejar precios más accesibles. “El proceso para que me llegue la yuca al local pasa por tres tipo de vendedores, el que las siembra, el mayorista y el que me las trae”, detalló.

Recorrido periférico de la candelaria.
Maria Da Silva comentó que los buhoneros foráneos venden barato por ser mayoristas. (Foto: Rafael Freites).

Lo mismo ocurre con María Da Silva. Para ella la disminución en las ventas ha sido del 50 por ciento. Vende verduras, uno de los productos que mayormente se consigue a las afueras de mercado.

Da Silva comentó que han pedido apoyo a la Alcaldía de Valencia, pero hasta los momentos no han tomado ninguna medida para evitar el expendio de alimentos sin autorización.

“Ellos le pagan a los policías y los dejan vender, los únicos perjudicados son los locales que están legales y pagando por este beneficio”, expresó.

Julia Martínez es otra afectada por la presencia de los puestos informales, exige mayor control en el periférico, porque “si es por eso todos nos vamos afuera y dejamos de pagar impuestos”, comentó.

VENDEDORES INFORMALES

Nos estamos muriendo de hambre, tenemos familia, en mi caso cinco niños que en las noches se acuestan con la barriga vacía, de algo tenemos que trabajar si no queremos robar. Fueron las palabras de Raúl Pinto, vendedor informal.

Esta realidad no escapa de Adriana Torres, quien se levanta de madrugada, deja la comida hecha para sus hijos y sale a trabajar con el sol. El sudor en su frente era evidente, al igual que su indignación por los constantes ataques de los comerciantes formales.

Recorrido periférico de la candelaria.
Adriana Torres manifestó que los impuestos que pagan los comercios formales no justifican el alza de sus precios. (Foto: Rafael Freites).

“Yo trabajé en uno de esos locales, pagan cuatro mil bolívares cada dos meses, compran en los mismos mayoristas, compran las mismas bolsas y venden el triple que nosotros, por eso quieren sacarnos”, dijo. 

Raúl Pinto, Adriana Torres, y otros vendedores informales agregaron que una persona es dueña de cinco y hasta de diez locales, mientras ellos deben trabajar desde la calle pero con precios honestos.

Con la piel quemada por los rayos del sol, Torres afirmó que no han tenido problemas con la Alcaldía ni los policías, pero en tal caso “de aquí nadie nos saca”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.