Foto referencial

Las sanciones económicas impuestas por el Gobierno de Estados Unidos impulsaron a Venezuela a implementar un nuevo sistema de pago internacional, con la idea de abrirse al mercado multipolar.

El pasado 7 de septiembre, el presidente de la República, Nicolás Maduro, anunció este nuevo esquema para liberarse del dólar.

Se basa en el uso de monedas de libre convertimiento, como el yuan chino, el euro, el yen japonés, rupias indias y las monedas internacionales. Maduro presentó esta propuesta como parte de su Plan Económico por la Paz, ante la Asamblea Nacional Constituyente. Afirmó que va a “liberar las garras del dólar como moneda opresora”.

La primera acción se reflejó en la cotización del crudo venezolano en yuanes. Se situó en 306,26 yuanes por barril, equivalentes a 46,75 dólares.

El vicepresidente de la República, Tareck El Aissami, informó que Venezuela firmará el primer acuerdo comercial en yuanes para la venta de petróleo a China .

Se realizan las adecuaciones para el inicio de las operaciones con estas divisas en el Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom). Este esquema debe permitir la transacción de divisas para empresas y personas naturales, a un precio determinado por el mercado.

Venezuela se inscribe en un proyecto que ya han adelanto Rusia y China. El economista mexicano Ariel Noyola Rodríguez señaló en un artículo publicado por Actualidad RT, que “Moscú y Pekín han hecho de sus intercambios de petróleo un canal de transición hacia un sistema monetario multipolar, esto es uno que no esté basado únicamente en el dólar, sino que tome en cuenta a varias divisas y, sobre todo, que refleje la correlación de fuerzas del orden mundial actual”.

Fue una acción derivada justamente de las sanciones económicas impuestas en 2015 por Washington y Bruselas las que, de acuerdo con el analista, incentivaron a los rusos a eliminar el dólar y el euro de sus transacciones comerciales y financieras, pues de lo contrario, estarían demasiado expuestos a sufrir sabotajes en el momento de realizar operaciones de compra-venta con sus principales socios.

Desde mediados de 2015, los hidrocarburos que China compra a Rusia se pagan en yuanes, y no en dólares, lo que les permite neutralizar el bloqueo impuesto a Moscú por la crisis en Ucrania.

“Los cimientos de un nuevo orden financiero sustentado en el petroyuán están emergiendo: la moneda china se prepara para convertirse en el eje de los intercambios comerciales de Asia-Pacífico con las principales potencias petroleras”, puntualizó Noyola Rodríguez.

El analista previó que, en un futuro, la Opep incursionará en este modelo de comercialización petrolero. Apuntó que otras naciones seguirán esta premisa, pues comprenderán que para construir un sistema monetario más equilibrado, la ‘desdolarización’ de la economía mundial es una prioridad.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.