COMPARTE

Hablemos de populistas y demagogos en tiempo real, y con palabras directas. Un problema tradicional y presente en los autócratas, en demagogos y populistas, es el activo detonante de rencor, de odio, violencia, represión y fascismo, que canaliza sus conductas. A estas condiciones se suman las mentiras repetidas elaboradas a diario, con frialdad y descarado cinismo. Ante estas conductas, tanto en las individuales como en las colectivas, se presenta siempre el atractivo para que participen los aduladores incondicionales y los colaboradores (partisanos), con un fondo de emociones “recalentadas” e incitaciones mutuas.

El odio y la violencia, abiertas o soterradas, son recursos apetecidos

El objetivo central de este oportunismo es destacarse y hacerse notorios, para que quede claro quiénes son los más fieles y entregados a los líderes, y quiénes se desempeñan mejor en movilizar gente e ideas hacia esos liderazgos. El odio y la violencia, abiertas o soterradas, son recursos apetecidos en la lucha para mantener el poder de los autócratas, populistas y demagogos.

Al analizar el liderazgo fascista, los ingredientes demagógicos y populistas son fáciles de identificar. Un hecho conocido de autocracia y fascismo es el desconocimiento, de hecho, del principio democrático de independencia del poder judicial, y de los poderes del Estado. Los autócratas promueven la represión y privación de libertades a quienes muestren posiciones contrarias, no convenientes a los intereses ideológicos y de poder de los líderes y figuras administradoras.

Son tradicionales las amenazas ante las dudas por probables triunfos electorales de los opositores. Un ejemplo es la divulgación de no aceptar resultados electorales negativos que favorezcan a los contrarios. También son directas las sugerencias de “alzamientos populares” y la aparición de grupos armados de partidarios.

Además, como las cosas deben quedar claras y “normalizadas” ante opositores, ante otros observadores, y ante la opinión pública, los métodos violentos se acompañan con justificaciones populistas bien razonadas, con análisis engañosos y argumentos de fuerte índole constitucional, hábilmente manejados, y presentados como respuestas políticas racionales, y acordes con la justicia.

Es la reactivación de los viejos, pero muy efectivos trucos, de todo demagogo fascista, adoptados sin dudas contra cualquier enemigo ocasional o tradicional. Sea contra el enemigo en forma de comunismo o de capitalismo, sea que los usare un Hitler, un Franco o un Mussolini, sea de los preferidos por los populistas de la América Latina, sea contra el máximo sindicalista de algún país, de cualquier parte del mundo: “Confíen en mí, porque solo yo puedo salvarles en este momento trágico”, dirá el populista de turno. “Amo a los que no tienen educación, amo a los pobres, amo a los trabajadores, y a los humildes patriotas de esta nación”,… algo así llegó a decir Donald Trump en su campaña por la presidencia de los Estados Unidos, en el año 2016.

COMPARTE
Hernani Zambrano
Egresado de Universidad Central de Venezuela. Estudios de PostGrado en la Universidad de Stanford (USA). Profesor y Ex Director de Escuela de Educación (Universidad Carabobo, Valencia, Venezuela. Ex Director Escuela de Psicología (Universidad Arturo Michelena, Valencia, Venezuela). Asesor de Empresas y Productor Radial en Universitaria 104,5 FM (Universidad Carabobo, Venezuela).
Artículo anteriorEscribo con pesadumbre
Artículo siguiente¡No hay!



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.