Complejo deportivo de La Isabelica en pleno abandono
El complejo deportivo Batalla de Carabobo, actualmente sumergido en un profundo abandono. Foto: Dayrí Blanco

Ya no se escuchan los gritos de celebración al anotar una cesta, ni las instrucciones sobre cómo hacerle swing a una pelota, ni los golpes al balón de voleibol, ni el soplido de la jabalina danzando por el aire. No hay nada eso. El único sonido en el complejo deportivo Batalla de Carabobo de La Isabelica es el de la desidia.

El monte tapó las rayas que delimitan las canchas, las gradas son refugio de la delincuencia, y todas las instalaciones son sinónimo del descuido y la desinversión, en un proceso que nada tiene que ver con la pandemia, porque comenzó mucho antes que la cuarentena.

Deterioro del Complejo deportivo de La Isabelica
Foto: Dayrí Blanco
Deterioro del Complejo deportivo de La Isabelica
Foto: Dayrí Blanco

Hasta hace unos tres o cuatro años, el lugar siempre estaba lleno de jóvenes formándose en disciplinas como béisbol, básquet, voleibol, futbol, atletismo, lanzamiento de jabalina y de balas y saltos. Pero todo se perdió, solo algunos entrenadores van con un grupo mínimo de atletas en su afán de no dejar morir el deporte, aunque se exponen al riesgo de ser atracados en cualquier momento.

Lo hacen caminando por una de las avenidas principales de La Isabelica, justo donde hay varios bloques que están siendo pintados con figuras geométricas multicolores, una contradicción absoluta con la realidad cargada de dificultades que se vive en la urbanización y que ellos enfrentan en primera persona.

La política de la desidia

A principios de diciembre de 2020, con una flexibilización de la cuarentena que hizo pensar que muchas cosas volverían a la normalidad, comenzó a verse un movimiento inusual en el complejo deportivo Batalla de Carabobo. Se alegraron los vecinos de La Isabelica y quienes, de otras urbanizaciones, entrenaban en el sitio.

Se hicieron trabajos de desmalezamiento, cuadrillas identificadas con el murciélago de Lacava limpiaron, pintaron, quitaron el mal olor de las gradas, acondicionaron el estacionamiento y habilitaron los baños. Pero el foco de estas labores estaba en el campo principal y no llegó al resto de las instalaciones, lo que causó cierta suspicacia entre quienes solían pasar gran parte del día en el polideportivo antes de su abandono.

La respuesta llegó el 3 de diciembre. Ese día comenzaron a verse autobuses con gran cantidad de personas que poco a poco llenaron las gradas y parte del campo donde grandes glorias del atletismo y de lanzamiento de jabalina y balas consiguieron importantes logros deportivos para Carabobo.

Estaba claro, era un acto político. La vestimenta de quienes llegaban en masa lo dejaba en evidencia, y ya cerca del mediodía todo quedó develado. Era el anuncio oficial de los candidatos a la Asamblea Nacional, con presencia de Diosdado Cabello y Rafael Lacava.

Al culminar el acto, el complejo deportivo volvió a quedar en el olvido de las autoridades. “Esa fue la última vez que se le hizo un cariñito”, dijo el presidente de la Asociación de Condominios de La Isabelica, Williams Martínez, quien fue un atleta de alto rendimiento formado en ese polideportivo.

Una triste historia

Tristeza. Eso es lo siente él, los entrenadores y deportistas cuando ven las condiciones de las canchas en las que se celebraron muchas victorias. “Aquí estaba el profesor Guédez, el profesor Iván Romero que fue un gran atleta de 100 metros que representó en el mundo a Carabobo, también estaba Solarte que fue campeón en salto largo. Una serie de estrellas”.

Con la celebración del bicentenario del 24 de junio de 1821, la comunidad esperaba que se invirtieran recursos en este complejo deportivo por llevar el nombre Batalla de Carabobo. No fue así.

Todo lo que se hizo para conmemorar la fecha fue una rehabilitación de vías principales que conducen al Campo de Carabobo, al que asistieron las autoridades nacionales. Una vez más, La Isabelica quedó en el olvido.

Lo mismo ha ocurrido con el resto de las instalaciones deportivas de la comunidad. “En 2019 Lacava vino y reinauguró las piscinas, pero ya están otra vez abandonadas e inoperativas. No entendemos a qué juegan”.

Son muchos los problemas de fondo en La Isabelica que no se resuelven con la pintura de la fachada de una urbanización que debía ser una ciudad satélite, hoy convertida en cuna de la desidia y de las promesas electorales.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.