Democracia es la única vía de solución para Venezuela en opinión de su hijo musical más ilustre, Gustavo Dudamel, quien hoy pidió que, igual que las diferencias de una orquesta se convierten en “armonía” al tocar, así debería funcionar un país y el mundo.

Firme defensor de que “hay que crear más puentes y menos fronteras”, Dudamel presentó hoy en Madrid el concierto con el que debutará en el Teatro Real, al frente de la Filarmónica de Viena con obras de Berlioz y Mahler, y que clausurará la quinta edición de Formentor Sunset Classics, que por primera vez sale de la isla de española de Palma de Mallorca.

Dudamel no eludió ninguna pregunta sobre la situación política y social de Venezuela, a cuyo presidente, Nicolás Maduro, pidió en mayo de 2017 que rectificase y escuchase “la voz del pueblo” frente a la ola de protestas antigubernamentales.

Eso le costó la suspensión de dos giras internacionales al frente de orquestas de El Sistema, red de orquestas y coros juveniles e infantiles de su país creado en 1975 como una obra social y cultura del Estado por José Antonio Abreu.

El director reconoció que opinar de política es “muy delicado” aunque defendió su derecho como ciudadano a expresarse y a reclamar a los políticos de su país que se sienten “y hagan su trabajo, aparten egos e ideologías y piensen en la gente” como él piensa en su público cuando coge la batuta.

“Democracia es la única manera en que podemos salir de esto. Mi pueblo tiene que madurar mucho, porque Venezuela es un adolescente que está construyendo su historia y tiene que pasar por baches; el proceso de crecer es complejo y requiere tiempo, y la solución saldrá de la ciudadanía y de la madurez del pueblo”, dijo el director de la Filarmónica de Los Ángeles.

Preguntado sobre si tiene la esperanza de volver a dirigir la Sinfónica Simón Bolívar de Venezuela, dijo que “los planes siguen en pie pese a las cancelaciones”. “Sigue siendo mi orquesta, la dirijo desde hace 20 años y la relación sigue fuerte. Tengo pensado ir prontísimo al aniversario de El Sistema”.

Dudamel recordó que él nació en ese proyecto “maravilloso y mágico” que ha sobrevivido con abundancia y con crisis y ha traspasado fronteras, por lo que para él supone un símbolo de esperanza ver a un niño “con un instrumento en sus manos, recibiendo la educación que merece.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.