Foto Referencial

El régimen de Nicolás Maduro ha iniciado una cacería de brujas dentro de las fuerzas armadas, con la detención en los últimos días de cerca de una docena de oficiales y la orden dada a la policía secreta de vigilar a quienes mantienen contacto con uniformados desertores, dijeron fuentes militares venezolanas.

El Nuevo Herald informó en un trabajo especial que entre los detenidos se encuentran integrantes de la denominada Casa Militar, la unidad de seguridad ubicada dentro del palacio presidencial Miraflores. “Hay una cantidad de tenientes presos, que fueron ya presentados ante el tribunal militar”, declaró desde Miami el general retirado Antonio Rivero, quien se mantiene en contacto con oficiales activos en Venezuela. “Ese grupo está conformado por alrededor de unos 20 detenidos”.

La mayoría de los detenidos son oficiales de baja graduación, pero entre ellos también se encuentran un teniente coronel y algunos sargentos, precisó Rivero.

Previamente en enero, el régimen había arrestado a 27 militares de la Guardia Nacional, luego de que éstos se rebelaran y manifestaran en videos transmitidos por las redes sociales su descontento por el hambre y las dificultades económicas por las que atraviesa la sociedad venezolana.

Las detenciones se producen en momentos en que aumentan los pronunciamientos dentro y fuera del país de oficiales retirados y activos desconociendo la legitimidad de la presidencia de Maduro.

Según Esteban Gerbasi, asesor político y experto en seguridad, los militares, quienes por años disfrutaron de los privilegios que les brindaba el régimen establecido en 1998 por el fallecido Hugo Chávez, están ahora evaluando sus próximos pasos en momentos en que el mundo se une en contra de Maduro.

Desde Miami aseguró que el alto mando no tiene ganas de salir, ellos viven bien. Pero también comienzan a darse cuenta que Maduro no tiene como sostener su régimen totalitario”, dijo Gerbasi, refiriéndose al cerco económico impuesto con sanciones de la comunidad internacional que le está imposibilitando mover dinero en el exterior.

Maduro “rumbo a una colisión”

“No tiene dinero, no tiene siquiera gasolina para el transporte, pero lo más significativo es que no parece tener un plan B para una solución política a la crisis. Maduro tomó un rumbo hacia una colisión. Y al no haber una salida para su propia gente, entonces lo que le está planteando es: ‘o se inmolan conmigo o se inmolan conmigo y las sociedades no se inmolan’”, explicó Gerbasi.

Reaccionando a temores de que oficiales retirados estén convenciendo a militares activos para que emprendan acciones armadas contra el régimen, el ministro de Defensa Vladimir Padrino López emitió órdenes a los cuarteles para que trabajen de cerca con la Dirección General de Contrainteligencia Militar (DGCIM) a fin de detectar conspiraciones.

Según las instrucciones repartidas en los cuarteles, conocidas como radiogramas en Venezuela, el régimen de Maduro teme la conformación de nuevas agrupaciones rebeldes como la del difunto policía Oscar Pérez, quien antes de ser asesinado por hombres del régimen en enero del 2018, logró armar un grupo de insurgentes compuestos por militares y policías activos y retirados.

Y el régimen de Caracas anunció haber desarticulado una organización de esas características la semana pasada. Según el ministro Néstor Reverol se trató de militares retirados que se habían unido a una organización terrorista que buscaban proporcionar apoyo logístico y emprender labores de reclutamiento para luego emprender “asesinatos selectivos” de altas figuras del chavismo.

Las dudas de Maduro sobre la lealtad militar han ido en aumento desde que el gobernante chavista se juramentara para un segundo período presidencial el 10 de enero, pese a las advertencias de la comunidad internacional de que no le reconocería si lo hacía.

Los problemas del gobernante se incrementaron dos semanas después, cuando el entonces presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, se juramentó como presidente interino de Venezuela, siguiendo los pasos establecidos por la Constitución para cuando la presidencia se encuentra vacante al inicio de un nuevo período presidencial.

Al igual que la comunidad internacional, la gran mayoría de de los venezolanos también desconocen la legitimidad del nuevo período presidencial de Maduro.

El fin de semana, el general de división Francisco Esteban Yánez Rodríguez, director de planificación estratégica del alto mando de la aviación militar de Venezuela, se convirtió en el oficial activo de más alta graduación en rechazar a Maduro, emitiendo un vídeo donde reconoce a Guaidó como el legítimo presidente de Venezuela.

José Colina, un teniente de la Guardia Nacional retirado que se mantiene desde Miami en contacto con oficiales activos detalló que Yánez es el primero de esa jerarquía que se pronuncia desde adentro del país. “Que un oficial tan cercano a la cúspide haya decido romper públicamente con Maduro reitera la percepción de que el régimen está entrando ya a una etapa donde es insostenible”.

 

Lee el trabajo completo en El Nuevo Herald

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.