(Foto referencial)

El Salvador continúa en alerta por un enjambre sísmico que afecta dos localidades del este del país, y que ha dejado mil 291 damnificados, quienes se encuentran alojados en albergues provisionales, y al menos 11 viviendas destruidas desde la tarde del sábado.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) informó que el enjambre generó, hasta las 15.00 hora local del lunes (21.00 GMT), al menos 536 sismos con epicentro entre los municipios de Chirilagua e Intipucá, de los orientales departamentos de San Miguel y La Unión, respectivamente.

De acuerdo con la Dirección General de Protección Civil, en Chirilagua se han instalado 9 albergues que resguardan a 926 personas, mientras que en Intipucá son 10 los centros de resguardo que acogen a 365 personas.

Los damnificados, que provienen de las colonias, cantones y caseríos fuertemente afectados por la actividad sísmica, se han mostrado preocupados por los incesantes temblores que han destruido al menos 11 viviendas y dañado otras 289, construcciones, en su mayoría, de adobe y materiales vulnerables.

“Estamos muy preocupados y hemos entrado en pánico por lo que pueda venir”, dijo a Efe René Barrera, uno de los albergados en Chirilagua, quien aprovechó para pedir víveres, medicinas y colchonetas, y urgió a la clase política a ayudar para poder rehacer sus viviendas.

La petición de Barrera fue secundada por el resto de afectados, entre ellos Marta Arévalo, quien pidió apoyo, sobre todo “para los ancianos y los niños que necesitan sus medicamentos y esa es la prioridad”.

Los pobladores también han buscado lugares descampados para evitar el peligro de quedar sepultados en sus viviendas y han colocado hamacas entre los árboles en las que descansan niños que no superan los 12 años y algunas mujeres embarazadas.

Ante la emergencia, el vicepresidente de El Salvador, Óscar Ortiz, recorrió este lunes el cantón Tierra Blanca, en el municipio de Chirilagua, una de las localidades más afectadas por el enjambre sísmico para valorar, de primera mano, las prioridades.

En el lugar, el vicemandatario salvadoreño aseguró que el Gobierno abastecerá de agua y de alimentos las zonas donde se encuentran las personas afectadas por el enjambre sísmico, para que los habitantes “no carezcan de estos recursos necesarios”.

Ortiz también señaló que el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, ha dado “luz verde” para utilizar el fondo de emergencias para “dar una respuesta inmediata a todas aquellas personas que lo necesiten y garantizar las condiciones mínimas necesarias en los albergues”.

Por su parte, la titular del Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN), Lina Pohl, quien también se trasladó hasta el cantón Tierra Blanca, dijo que no se sabe cuánto tiempo durará el fenómeno, por lo que pidió a las familias que se incorporen a un albergue y que, en caso de no hacerlo, verifiquen las condiciones en las que están los hogares.

Las autoridades salvadoreñas continuarán en alerta y los damnificados deberán de permanecer en los albergues hasta que las condiciones se vayan normalizado.

A raíz de los temblores el Ministerio de Educación ordenó la suspensión de clases, que permanecerán así hasta nuevo aviso, de unas 50 escuelas de la zona, en las que estudian más de 6.000 jóvenes y trabajan 260 maestros.

Hasta el momento, de los 536 sismos reportados, 80 han sido sentidos por la población de ambos municipios, que se encuentran en alerta naranja (vigilancia) por la actividad sísmica.

El sismo de mayor magnitud se registró a la 13.02 hora local (19.02 GMT) del domingo 6 de mayo con una magnitud 5,6 e intensidad de 7 en la escala modificada de Mercalli en los referidos municipios.

Las autoridades medioambientales salvadoreñas atribuyen esta actividad sísmica a la “activación de fallas geológicas locales” y por el comportamiento de las mismas no descartan que se registren más temblores, incluso de mayor magnitud a los registrados en estos días.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.