Foto: cortesía 800 Noticias)

En el estado Lara celebran el Día de las Enfermeras con un déficit de personal del 80%. Este escenario es el resultado de sueldos que rondan los 15 millones de bolívares, jornadas de trabajo explotativas y falta de condiciones de bioseguridad. Todo esto ha llevado a las profesionales a buscar ingresos a través de vías informales.

En el Hospital Pediátrico Agustín Zubillaga se encuentran ante la posibilidad de renuncias masivas que lleven a un cierre técnico del centro de salud. Elda Jiménez, presidenta del Colegio de Enfermeras de Lara, señaló que el detonante fueron seis renuncias la semana pasada, lo cual supero el promedio de tres casos en este mismo periodo de tiempo registrados desde febrero.

El pasado fin de semana apenas estuvo de turno una enfermera en el Pediátrico, cuando requieren ocho en emergencia general y dos para pacientes COVID-19. Ese déficit desencadenó en dolor para Elizabeth Pérez, una madre que denunció la muerte de su hijo el sábado 8 de mayo, porque no había enfermeras que practicaran una aspiración ante un paro respiratorio.

La información compartida por La Prensa de Lara indica que de una plantilla inicial de 680 enfermeras, el hospital quedó con apenas 176. Esta realidad explica como de los 12 mil profesionales inscritos en el gremio solo 2500 se encuentran activos.

Aún en pie

Alberto Domínguez, del sindicato del Seguro Social, confirmó que en Lara apenas quedan entre el 45% a 55% del personal de salud en los centros médicos y de esos el 80% tiene la necesidad de buscar trabajos paralelos.

Rechazo a la coacción

El ambiente se complica para el personal sanitario cuando resaltan las sanciones, las cuales consideran como mecanismos de coacción ante cualquier llamado de atención.

“Al 20% le levantan expedientes administrativos y algunos terminan en destituciones, incluso a personal con más de 10 años de servicio”, denuncia Alberto Domínguez, de la situación en algunos centros del Seguro Social.

Servicio a domicilio

Los médicos se alternan con las consultas en clínicas, mientras las enfermeras pueden atender a domicilio y percibir el pago a partir de $ 6 al tomar la vía.

Esta opción es muy relativa porque no todos los familiares tienen dinero para cancelar estos servicios, que pueden ser de jornadas de seis horas y hasta guardias nocturnas. Algunas incluso hacen turnos para cuidar a bebés recién nacidos.

Lee la nota completa en La Prensa de Lara.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.