COMPARTE

*** HONOR, ES MI DIVISA. El actual ministro del Interior y Justicia, Néstor Reverol, que también lo fue en los últimos días de Hugo Chávez, como oficial activo de la Guardia Nacional, ahora está cavando la tumba de esta noble institución castrense fundada por López Contreras y que, el mismísimo “comandante eterno,” ficha del Ejército, siempre quiso ver desaparecer. La GNB es el brazo militar ejecutor de la represión del gobierno de Maduro, el único que maneja a su antojo, para lo cual le ha entregado la mayor suma de recursos necesarios para su labor criminal de persecución y azote de ideas y acciones de la oposición. De 42 mil efectivos que la GNB tenía 3 años atrás, ahora dispone de más de 90 mil, totalmente dotados con equipos y armamentos de última generación y, de 5 unidades pesadas antimotines, que operaba en 2014, en la actualidad reúne un arsenal  de 50 y le siguen llegando de Rusia y China. Serie animada.

*** SUSTO DE MUERTE. El manifiesto firmado por 337 oficiales de las FANB, la mayor parte de ellos con alta jerarquía en los 4 componentes, llamándole seriamente la atención a la GNB por su accionar de violencia y criminalidad, y cuyo contenido directo y frontal se conoció en todo el país y más allá de sus fronteras, llegó con toda su contundencia a los cuarteles de la Guardia Nacional, a los oídos y ojos de sus integrantes, y ojalá surta los efectos deseados, en aras de la tranquilidad, la seguridad y el sosiego de los venezolanos, que siempre tuvieron respeto y admiración por esta fuerza, a la que el régimen actual –para peor engaño- le dio por llamar Guardia del Pueblo, en franca contradicción con lo que luego la puso a hacer. Conjura de locos.

*** PARCHES Y REMIENDOS. Con el vil asesinato del estudiante Daniel Quéliz, por parte de funcionarios de la Policía de Carabobo, el gobernador Ameliach actuó con diligencia, aprovechando la infeliz circunstancia para deslindar sus ejecutorias, en materia de seguridad, con las que adelanta el gobierno central a través de la Guardia Nacional y los grupos de choques denominados Colectivos. Este mismo desmadre puso en manos de Nicolás Maduro  mayores evidencias de la relación entre el primer mandatario carabobeño y el general Miguel Rodríguez Torres, quien por cierto hace poco estuvo por Valencia, y no, precisamente, jugando metras. Judas y Pilatos.

***ALIADOS EN CADENA. Mientras Rodríguez Torres no oculta su desvinculación con el régimen de Maduro y sus aliados, desde Barquisimeto, Henri Falcón hace lo contrario y no esconde sus aproximaciones o coincidencias en hechos y palabras con Miraflores. En el día del cumpleaños de Diosdado Cabello, el general MRT recordó que los colectivos actúan en nombre y representación del ex presidente de la AN, cuya misión es “disparar, matar y saquear” y que por haberlos denunciado, él tuvo que dejar el ministerio del Interior y Justicia. En cambio, el mandatario larense, al hablar del mismo asunto, se escudó con la tristemente célebre frase de que “un gobernador no puede estar en esos bochinches”. Por sus obras los conoceréis.

*** MANCHAS DE SANGRE. Tres de los 7 muertos en las protestas recientes ocurrieron en el estado Lara, por acciones de masacre de los Colectivos, y a eso H. Falcón lo considera bochinche, para justificar su silencio, mientras la jurisdicción donde gobierna tiene ya más de una semana paralizada. En Carabobo la situación ha sido muy parecida, pero por lo menos a raíz del allanamiento de la UC, el general Pérez Ampueda, a la sazón Jefe del Core Dos de la GNB fue sacado del cargo, aunque luego premiado en Caracas con la dirección general de la PNB en Venezuela, como para que siga cumpliendo “órdenes superiores”. Teatro perfecto.

*** URGENCIA FINANCIERA.  El vicepresidente El Assami no echó el cuento completo de las carreras que tuvo que realizar el gobierno para enterar a tiempo los 2 mil 200 millones de dólares que canceló de la deuda externa que arrastra Venezuela, y cuyos intereses para mayo próximo andarían en $3 mil 583 millones. Pues bien el BCV se completó con 300 millones de dólares que consiguió prestados de momento con la firma Fintech Avisory, poniendo en garantía mil 300 millones en bonos de PDVSA. La operación significa de hecho que por cada 100 dólares en bonos, la nación recibió en efectivo $23, para no caer en default. Pero es que además quedaron tambaleando las reservas internacionales, que no pasan de 10 mil 700 millones de dólares, o en pico e’ zamuro los 7.672 millones que tenemos en reservas de oro. La ocasión la pintan calva.

*** JUEGO TRANCADO. El ejecutivo nacional anda festejando los resultados de la Expo Venezuela Potencia, y sobre todo el convenio firmado con Asoquím, por medio del cual se le podrá echar manos a un remanente de dólares que Pequiven guarda en el Banco Central, destinado a importar materia prima para reactivar la industria química, que se ha mantenido en pie, hasta ahora, dado el esfuerzo del sector privado, usando sus recursos propios y sus relaciones externas. Al surgir la interrogante del por qué no se había utilizado antes esa alternativa, las culpas, el mismo gobierno se las arrimó a la anterior directiva de Pequiven, en otra alusión negativa directa contra los hermanos que mandan en Carabobo. Ataque fulminante.

*** ORO PARECE. El sol de los Salas entró en eclipse de repente, y en Venezuela se les oscureció el panorama, sorpresivamente, de la noche a la mañana. Sin embargo todo no está perdido, aprecia el soleado general Miguel Rodríguez Torres, quien anduvo por estos lares con sus tres soles a cuestas, asegurando que volverá la luz y la claridad desde Carabobo, llevados de su mano. Plata no es.

*** HORA DE LA VERDAD. Las cartas están echadas. Pareciera que entramos al sitio en el que “mono no carga a su hijo”. Momentos cruciales para la Patria de Bolívar, y que se agotó el tiempo. En vísperas de un nuevo 19 de abril en el que otra vez nos vamos a jugar el destino de Venezuela. Dios nos agarre confesados. Ni un paso atrás.

Francisco M. Pérez.   [email protected]

 

 

 

 

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.