Carmen y sus méritos. (Cortesía)
COMPARTE

La enfermera jubilada y ex bailarina del Show de Renny, Carmen Josefa Blanco Quintana, de 85 años de edad, murió a consecuencia de los golpes que le propinó su hijo Jesús Pérez, un vigilante privado de 53 años, que pretendía quedarse con los bienes de la mujer que le dio la vida.

El hecho se registró en una vivienda, en los alrededores del bloque 3 de la urbanización Kennedy, parroquia Macarao, al suroeste de Caracas.

El martes a las 10:0 pm., los familiares de Carmen, que viven en Los Valles del Tuy recibieron una llamada en la que les avisaban que la habían trasladado a las 6:00 pm., al CDI de Las Adjuntas y había muerto.

Jesús Pérez dijo en el CDI que la señora se había caído, pero los médicos observaron que las múltiples lesiones eran producto de golpes contundentes y maltratos, por lo que notificaron al Cicpc, donde fue citado a declarar el hijo.

El hombre tuvo que acudir, porque le dijeron que no podría retirar el cuerpo, el cual pensaba cremar. En sus declaraciones cayó en contradicciones, quedó en evidencia ante los investigadores y nervioso pidió un previo para salir a comprar agua, lo siguieron y capturaron en la estación del Metro de Mamera cuando intentaba escapar.

Carmen Blanco, laboró muchos años en el hospital Pérez Carreño y guardaba medallas y condecoraciones de sus viajes al exterior acompañando delegaciones deportivas que iban a juegos panamericanos y demás eventos a representar a Venezuela.

En diciembre de 2015 pasaba navidad con sus familiares en Santa Teresa del Tuy, sufrió un ACV y los parientes consideraron prudente dejarla con ellos para cuidarla, pero el hijo se la llevó por la fuerza a la casa de Macarao.

Los vecinos le temían a este hombre mal encarado y hostil, escuchaban cuando la señora gritaba pidiendo auxilio, porque con anterioridad el hijo la había golpeado, pero la mantenía secuestrada y condenó las ventanas para que nadie se asomara. Las pocas veces que la vieron salir tenía los ojos morados. Unos familiares intentaron visitarla y les dijo que tenía un arma y dispararía contra cualquiera.

El hijo y sus dos hijastros habían vendido las prendas, enseres y demás objetos de valor propiedad de la enfermera. La casa estaba parcialmente desvalijada. A uno de los hijastros de Jesús Pérez lo capturó el Cicpc al día siguiente cuando salía del inmueble con una serie de objetos robados.

En la casa encontraron cajas llenas de envases de hirudoid y otras cremas que el hombre le echaba a la madre en los hematomas. El cadáver presentó moretones en brazos, pecho y sangramiento por nariz y oídos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.