hueco
(Foto: Kevin Arteaga)

Es un peligro inminente. Quienes viven o transitan a diario por la avenida Bolívar de Naguanagua lo saben porque no pasa desapercibido: un hueco de grandes dimensiones en plena vía pública, que en cinco meses solo se ha hecho más grande ante la inacción de las autoridades.

Los vecinos se vieron en la obligación de rodear el cráter con cauchos y otros obstáculos para advertir a los conductores. Según testimonios de los afectados, hasta la fecha se han registrado al menos dos incidentes con vehículos que han caído allí. En ambas ocasiones era de noche, estaba lloviendo y el municipio se había quedado a oscuras en medio de los acostumbrados cortes eléctricos.

El hueco está justo en la entrada del condominio Jardín Cotoperí, en el callejón Lamas del sector El Retobo, donde vive Zaira Romero, quien detalló que la Alcaldía de Naguanagua tiene conocimiento de la situación, pero no ha podido darle solución porque no cuenta con una bomba de achique necesaria para sustraer el agua, mientras que Hidrocentro tiene dañado ese equipo por falta de repuestos.

“Lamentablemente el alcalde no ha hecho lo más mínimo para abocarse a la solución del problema, él como máxima autoridad del municipio que tiene en sus manos su destino no ha hecho nada”, dijo la habitante de Jardín Cotoperí a El Carabobeño.

Zaira explicó que el problema se originó tras la ruptura de varias tuberías de agua que abastecen los conjuntos residenciales de ese sector. Con el pasar de los días, el asfalto se fue carcomiendo hasta quedar el enorme hueco que a mediados de septiembre, incluso, comprometió seriamente la estabilidad de uno de los postes que sostienen el tendido eléctrico.

(Foto: Kevin Arteaga)

Atemorizados ante el riesgo de que el poste eléctrico colapsara en cualquier momento y cayera en plena avenida, una de las más transitadas del municipio, los vecinos acudieron a diversos entes. “Fuimos a Fundanagua, a Hidrocentro y hasta Protección Civil, estos últimos vinieron y coordinaron todo para solventar lo del poste”.

Al tiempo, las fugas de agua que dieron origen al problema fueron reparadas y uno de los habitantes de la comunidad donó varios metros de arena para que los trabajadores de la alcaldía sellaran el hueco. Sin embargo, justo cuando todo iba encaminado hacia una solución, el trabajo quedó a medias.

Todavía se puede observar la montaña de arena donada por el vecino a un lado del hueco, que debido a la acumulación de agua y desechos desprende un olor putrefacto.  “Nunca taparon el hueco, con las lluvias se llenó de agua y ahora está así, exponiéndonos a todos”, denunció Zaira.

La vocera de Jardín Cotoperí hizo referencia también al grave problema que padecen varias comunidades de Naguanagua en relación a las fugas de aguas negras. Denunció que las cloacas están tapadas y en sectores como Barrio Unión, La Cidra y Tarapío han tenido que romper las bocas de visita para evitar que las heces se metan a las casas.

Su llamado al alcalde Gustavo Gutiérrez fue claro: “Él siempre dice que resuelve, que Naguanagua te quiero, que está al frente de todo, pues póngase al frente de las comunidades, alcalde, y empiece a buscar bomba de achique y a meterle la mano a la gente de Hidrocentro que a veces no tienen ni gasolina para movilizarse, para que hagan un esfuerzo y resuelvan los problemas de las comunidades que están ahogadas en aguas negras”.

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.