Hospital Dr. Angel Larralde (Foto Andrés Galindo)

Un gran temor de contraer difteria se ha generalizado entre los estudiantes de medicina de la Universidad de Carabobo, distribuidos tanto en la Ciudad Hospitalaria Doctor Enrique Tejera de Valencia, como en el Hospital Universitario Angel Larralde de Naguanagua.

En esos dos centros de salud hay varios casos sospechosos de esta enfermedad, según fuentes internas, pero los estudiantes que allí acuden casi a diario, no han sido vacunados. El proceso de inmunización que se inició, sólo ampara al personal de los hospitales, por lo que los bachilleres fueron excluidos, a pesar de que tienen que estar en contacto con los pacientes.

Una joven estudiante que intentó vacunarse este viernes en el HUAL, salió desmoralizada cuando le dijeron que las inmunizaciones están planificadas solo para el personal.

Según comentó, ha intentado vacunarse en varios ambulatorios del estado, pero en todos le dicen que no hay vacunas.

“Entonces por ser bachiller me tendré que morir”, comentó en tono de tristeza.

Como se recordará, en la CHET ya han muerto dos personas supuestamente por efectos de esta enfermedad. Y en lo que va de semana, ingresaron dos casos más sospechosos al Servicio de Emergencia, y uno a pediatría, de acuerdo a lo indicado por el Presidente de la Sociedad de Médicos Internos y Residentes, Ricardo Rubio.

En el HUAL un médico confirmó la permanencia de varios casos sospechosos, pero no pudo determinar la cifra. En el centro de inmunización de ese centro de salud, se informó que este viernes no había vacunas contra la difteria. Estaban esperando una nueva dotación que será destinada al personal.

VACUNA CADA DIEZ AÑOS

El epidemiólogo Antonio Domínguez, aseguró que esta enfermedad estaba erradicada en Venezuela desde hace 30 años aproximadamente. Los primeros de reaparición comenzaron el año pasado por el estado Bolívar, pero en Carabobo no se tomaron las previsiones necesarias para comprar suficientes vacunas para inmunizar a la población.

El epidemiólogo Antonio Domínguez. (Foto Andrés Galindo)

Citó que la vacuna contra la difteria está contenida en la vacuna pentavalente, que se aplica a los niños para inmunizarlos además contra la tosferina, influenza, hepatitis y tétano. La vacuna tiene una efectividad de 10 años.

Anteriormente solo se aplicaba a los niños, con un refuerzo a los seis meses, porque la enfermedad estaba erradicada, pero ahora se sugiere recibirla cada 10 años, según el especialista.

Los síntomas de la difteria son fiebre, amigdalitis aguda y la formación de una pseudomembrana en la garganta que obstruye las vías respiratorias. El padecimiento tiene entre 10% y 15% de probabilidad de muerte, sobre todo en niños menores de un año.

El epidemiólogo recomendó a los estudiantes de medicina, que utilicen  tapa boca cuando ingresen a los hospitales para evitar un posible contagio. Y a la población en general que eviten la costumbre de saludar con besos en las mejillas.

Domínguez expresó que quien contraiga esta enfermedad, no necesariamente va a morir. Lo importante es que se diagnostique a tiempo para aplicar el tratamiento adecuado que incluye antibiótico.

El período de incubación es de cinco días aproximadamente, y la persona puede transmitirla hasta por un mes. Los síntomas no son exclusivos de afección en la garganta, pues se puede presentar incluso en la nariz, por lo que pudiera pasar desapercibido.

El médico apuntó que lo lógico es que el Ministerio de Salud comience a vacunas a la población, es decir tanto a niños como adultos, para que la enfermedad no se siga propagando. La vacuna se puede aplicar incluso si la persona tiene gripe.

Dijo que se debe tomar en cuenta las áreas donde hay hacinamiento, como servicios de emergencia, cárceles y cuarteles, porque es una enfermedad que se contagia por contacto directo entre personas.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.