La caída aparatosa de la producción, las políticas de expropiación y controles excesivos y los programas de alimentación cuya eficiencia es casi nula han ocasionado que en la Venezuela de hoy, abunde la desnutrición, la escasez y la política de importación.

Maritza Landaeta, directora de la Fundación Bengoa, destacó que gracias a las expropiaciones iniciadas por el presidente Hugo Chávez, la producción nacional de alimentos pasó del 70 % de autoabastecimiento a solo el 30 %.

Las familias tienen que hacer magia para alimentar a sus hijos, y han llegado a darles agua de tubérculos y cualquier agüita que consiguen y sin azúcar, señaló Landaeta.

UNA TRAGEDIA

Esta es una tragedia y es urgente detenerla. La desnutrición en Venezuela pasó de 19% a 30% entre 2016 y 2017, informó la médica e investigadora durante el foro Alimentación en emergencia humanitaria, organizado por Amnistía Internacional.

“La desnutrición se ha disparado” en 2017, denunció. Niños en edad preescolar presentan desnutrición moderada y grave, de acuerdo con los estudios que mantiene la Fundación Bengoa.

El aumento del hambre coincide, además, con “una crisis de salud debido a la cual no hay ni los insumos, ni los medicamentos ni los sueros, mucho menos las fórmulas especiales para tratar a estos niños que llegan los con los cuadros severos a los centros asistenciales”, describió Landaeta en declaraciones a los medios de comunicación.

“El venezolano dejó de consumir habitualmente proteínas. En nuestro país no se había visto jamás cuadros de desnutrición tan severos como los que se ven actualmente. Hacen falta 19.6 salarios mínimos para poder comprar la canasta alimentaria. Las familias más pobres están teniendo sólo dos comidas al día desde 2016, además de que las mismas son deficientes”, destacó Landaeta.

Además, indicó que la fundación ha conocido sobre casos de suicidios ante la desesperación de no poder satisfacer el consumo de los alimentos para una familia. Es importante recordar que la pérdida de peso en promedio es de 9 kilos.

Nhelsyr González, representante de la organización Acción Campesina, aportó que por darle prioridad a un modelo importador teniendo tierras tan fértiles, se ha incrementado la figura del suicidio, como lo relataba Landaeta, así como el sacrificio de caballos y el robo de las pocas siembras que se da en los campos.

“También influye la falta de infraestructuras. Y el Estado debe integrar a mujeres y jóvenes en el financiamiento y toma de decisiones para la producción agrícola; así como debe tomar medidas para prevenir las extorsiones por parte de los mismos efectivos de los cuerpos del Estado, quienes cobran para que los alimentos lleguen al consumidor final”, detalló.

Sergio Salvador, coordinador de Cáritas de Venezuela, expuso que las familias se están endeudando para comprar alimentos y los adultos mayores por lo general dejan de comer. Recordó que la mortalidad infantil ha aumentado a un 34 % y el 68 % de los niños en el territorio nacional sufren la desnutrición.

Con información de El Impulso




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.