(Foto EFE).
COMPARTE

Las esperanzas del gobernante Nicolás Maduro de obtener legitimidad para su régimen a través de su convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente (ANC) es amenazada por la agudización de la escasez de alimentos.

El fenómeno acentúa los temores de que sólo un porcentaje insignificante de la población salga a respaldar el proceso, según analistas. La convocatoria ya está generado muy poco interés por parte de la población venezolana, con las encuestas revelando que menos de un 20 por ciento de los electores estarían dispuestos a ir a las urnas para escoger a los integrantes de la ANC.

Las elecciones, previstas para el 30 de julio, están siendo organizadas en tiempo récord, sin realmente cumplir con las reglas y normas electorales exigidas por las leyes venezolanas, pero el régimen cree que de todas maneras podría darle un aire de legitimidad si es que consigue que suficientes personas acudan a las urnas.

Las probabilidades que eso suceda podrían disminuir en las próximas cuatro semanas ante la creciente agudización de la escasez de comida y las denuncias de que los alimentos subsidiados bajo el programa conocido como CLAP ya no están llegando a los sectores populares.

El problema está en que el régimen no cuenta con suficientes dólares para cubrir las necesidades de importación de alimentos, dijo desde Washington Antonio De La Cruz, Director Ejecutivo de la firma de asesores Inter American Trends.

“Ellos tienen una situación muy difícil, la producción interna de alimentos es muy baja y tienen muy poco dinero en efectivo para importar alimentos, además de no tener crédito”, dijo De la Cruz.

Los planes iniciales del régimen eran importar una gran cantidad de comida para generar una falsa sensación de abundancia entre los sectores populares en las semanas previas a las elecciones de la Constituyente.

Las operaciones de financiamiento externo que han realizado con algunos bancos de inversión, a través de la emisión de bonos, no han generado la liquidez suficiente para incrementar la importación de comida.

El economista venezolano Orlando Ochoa dijo desde Caracas que las finanzas del régimen ha llegado a un nivel crítico, no solo por los elevados vencimientos de deuda previstos para este año, sino también por la caída de los precios del petróleo.

 

El dinero es urgentemente necesitado para mantener a los sectores de bajos recursos, aquellos que tradicionalmente han acompañado al chavismo, interesados en un proceso electoral que pocos creen que en realidad ayudará a aliviar la grave situación económica del país.

Es un proceso que además está siendo cuestionado por todos lados, resaltó desde Washington el general Hebert García Plaza, un ex ministro de Maduro.

“A diferencia de lo que hizo el presidente Hugo Chávez, Maduro pretende imponer un proceso constituyente sin que el pueblo vote directamente por su candidato. La población está siendo engañada, y solo se le permitirá votar a ciegas por un número, sin que la persona logre saber el nombre del candidato por el cual está realmente votando”, agregó.

Adicionalmente, se está convocado este proceso bajo la amenaza de la violencia, luego de que Maduro anunciara esta semana que todo aquello que no pueda lograrse con los votos será logrado con las armas.

El general advirtió que esa declaración debe ser analizada, bajo el contexto de los planes recientemente anunciados por el dirigente chavista Pedro Carreño, involucrando el adiestramiento y la entrega de armamento a miles de paramilitares cercanos al chavismo.

Según De La Cruz, las reservas internacionales de Venezuela ascienden actualmente a unos 10 mil 080 millones de dólares, pero ese total en realidad significa que los cofres venezolanas solo cuenta con 80 millones de dólares en efectivo, casi anda, dado que los otros 10 mil millones de dólares consisten en lingotes de oro y papeles que toman mucho tiempo de convertir en liquidez.

Un intento por incrementar la oferta de comida a través de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), antes del 30 de julio, requeriría que las cajas con los alimentos comenzaran a llegar en el transcurso de la próxima semana y para ello, los pedidos debieron de haber sido realizados semanas atrás.

Hacerlo hoy ya es tarde. No les da tiempo, porque tomaría en el mejor de los casos una semana en llegar, y luego tres semanas más para que pueda ser distribuida a millones de personas, explicó De La Cruz.

El Nuevo Herald.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.