Reyes estaba sintiéndose mejor previo al apagón sucedido. Foto cortesía: El Pitazo.

Familiares del farmaceuta Alexis Reyes, denuncian que su muerte le sobrevino debido a un paro respiratorio, causado por un apagón de veinte horas en el centro centinela de Los Teques, donde éste se encontraba desde hace una semana, con un respirador, luego de haberle diagnosticado COVID-19.

Reyes era profesional de farmacia con experiencia de más de 20 años de profesión en servicios de hospitales públicos, y el pasado 1 °de agosto fue hospitalizado con síntomas de coronavirus. Sus familiares aseguran que se estaba recuperando en la Unidad de Cuidados Intensivos.

Sin embargo, sufrió un paro respiratorio cuando los aparatos a los que estaba conectado dejaron de funcionar, señaló su hija Gabriela Reyes.

El doctor Reyes falleció en el Hospital Victorino Santaella de Los Teques, capital del estado Miranda. El acta de defunción indica que murió de insuficiencia respiratoria y por contagio de COVID-19, aunque los resultado nunca llegaron, por lo que tampoco pudieron velarlo.

Reyes comenzó a sentirse mal a mediados del mes de julio. Por tanto, se hizo una prueba de despistaje de coronavirus, la cual salió negativa. No obstante, los malestares continuaron y además, su hija también enfermó.

Días complicados

Gabriela recordó que su mamá y su hermana tenían que llevarle comida y agua, ya que en el hospital no las suministraban.

Las enfermeras y médicos comentaban que el paciente iba mejorando en comparación a como había llegado, lo que coincidía con las notas escritas que el paciente les enviaba a sus familiares. Por consiguiente, la denuncia sobre su muerte fue algo inesperado para la familia.

“Nos expresaba lo bien que se sentía; de hecho, llegó con 62 de saturación y el sábado ya tenía 94. La prueba PCR salió positiva, pero nunca nos dieron los resultados de la prueba de hisopado”, recalcó la primogénita del doctor.

Apagón total

Gabriela relato a El Pitazo, que “los trabajadores comentaron que la planta del hospital funcionó solo 2 horas, pero la luz se fue aproximadamente 20 horas. La situación se volvió un caos: los pacientes gritaban a oscuras, los niños lloraban y el poco personal corría de un lado a otro”, declaró.

Gabriela manifestó que su papá también entró en pánico. “Empezó a gritar y el desespero se apoderó de él. Los médicos intentaron estabilizarlo, pero alrededor de las 11:00 pm., le dio un paro respiratorio. “Si la luz no falla o mi papá hubiese estado acompañado, la historia fuera otra”, lamentó.

Solo se enteraron de los que pasó el domingo en la mañana cuando fueron a llevarle el desayuno al farmaceuta.

Cabe destacar que, previamente los enfermeros no se pudieron comunicar con los familiares por los problemas de señal que habían en el hospital, por lo que las noticia los conmovió notoriamente.

Finalmente, la hija menor de los Reyes añadió que a pesar de eso, la familia del doctor no pudo despedirse de él, debido a que fue trasladado inmediatamente al lugar donde lo iban a cremar.

Con información de El Pitazo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.