COMPARTE

Frente a los gravísimos problemas que condicionan esta Venezuela revolucionaria, a la dramática carencia de artículos de primera necesidad, de harina, de aceite, de azúcar, de medicinas, de seguridad, de servicios, problemas que condicionan de una manera determinante la vida de todos los venezolanos y motivo dominante de una serie de manifestaciones en todo el país, reprimidas con la violencia por este gobierno, estos señores que dirigen la suerte de Venezuela, finalmente han encontrado el culpable, o mejor dicho “la culpable” porque es de género femenino. Se trata nada menos y nada mas que de la famosa y tan trillada “constitución”, querida a toda costa por el gobierno anterior y popularizada por el fallecido presidente con el nombre de “la bicha”. Todos recordamos cuando, en sus kilométricas y aburridísimas intervenciones televisivas, la exhibía como un trofeo ganador.

No es fácil entenderlo y menos explicarlo pero voy a tratar de hacerlo.Yo creo que estos señores quieren cambiar la constitución bolivariana de Venezuela, considerada en 1999 como la mejor del mundo y ahora, según ellos la gran culpable de todos los problemas que vive el país, porque lo que está pidiendo democráticamente todo el pueblo de Venezuela a una sola voz, o sea cambio radical de la política económica, campo a la libre empresa para poder compensar ese desequilibrio deletéreo entre demanda y oferta,  causa primaria de esa calamidad representada por carestía e inflación macroscópica, posibilidad de votar cuando lo establece la Carta Magna para cambiar  los gobernadores y los alcaldes, revocar  todos los cargos y magistraturas de elección popular una vez transcurrida la mitad del período para el cual fue elegido el funcionario público, incluyendo por supuesto el presidente de la República, respetar la validez de la Asamblea Nacional electa democráticamente por el pueblo, libertad para los presos políticos, respeto para los derechos humanos, etc.etc. son todas cosas que reza justamente la actual constitución.

No hay que ser particularmente duchos en política entonces para entender que si esos “señores” lograran inhabilitar la constitución existente convocando una asamblea nacional en la cual, por supuesto, los nuevos constituyentes no sean electos por el pueblo sino nombrados por el mismo gobierno, elaborando luego una nueva constitución hecha a la medida para perpetuarse en el poder tipo, por ejemplo, la existente desde hace 60 años en Cuba, cualquier tipo de manifestación  por parte de la oposición adquiriría carácter anticonstitucional y, por lo tanto, podría ser reprimible. ¿Se dan cuenta de la alevosía de esa maniobra para tratar de darle un  “aspecto” aparentemente legal a esa represión violenta actualmente en acto y criticada por el mundo entero, con excepción quizás de la Bolivia de Evo Morales o del Nicaragua de Daniel Ortega?

El problema de la Venezuela de hoy, mis queridos amigos entonces, no es reformar la constitución existente para crear una nueva sino darle cumplimiento a la existente, darle servicios eficientes al país, incentivar la producción para aumentar la oferta de los artículos de primera necesidad, darle seguridad a los venezolanos, tratar de administrar esta Venezuela con un poco mas de  honestidad…nada más!

 

Desde  Italia –  Paolo Montanari Tigri

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.