Un buen clima laboral es esencial para la salud mental de los empleados. Un entorno que fomente la comunicación abierta, el respeto, la equidad y la colaboración contribuye a reducir el estrés y promover el bienestar emocional. Los colaboradores se sienten valorados, apoyados y tienen un sentido de pertenencia. www.linketin.com

La salud mental es un fenómeno vinculable a lo médico, a lo sociológico y a los psicológico, Tres disciplinas que comparten su estudio y atención con distintos ojos.

Desde lo psicológico el enfoque se puntualiza en los principios y patrones de funcionamiento mental de los individuos hacia sí mismos y el entorno, la adaptabilidad, la capacidad de realización, etc.

El miramiento de la sociología está puesto más en lo conductual, en los roles, en las respuestas actitudinales dentro de grupos y de equipos, en sus causas determinantes, entre otros.

Desde lo médico es un todo sistemático articulado de funciones y reacciones normales y satisfactorias, adecuadas, y su cobertura abarca desde la salud propiamente dicha y hasta la desviación (en esto último es donde se ve que centra más su actuación: en su recuperación, más que en su promoción y mantenimiento).

Estas concepciones conducen a admitir la necesidad de la actuación multidisciplinaria en lo tocante a tal fracción del estado holístico -total- de salud de cada ser y llevan a entender que la ausencia de salud mental es la peor desgracia que puede tener alguien.

Se dice que el aislamiento personal provoca la disminución de la interacción social y a la pérdida de la salud mental, pero hay sujetos (p. ej.: los ermitaños, los monjes y las monjas de clausura, entre otros personajes) que afirman que sólo aislad@s se sienten en paz y con salud. Así mismo, el nivel de conocimiento y la dinámica del cambio adaptativo a la evolución social causa bienestar en unos y malestar en otros, como también acontece en lo referente a la pertenencia a una clase socioeconómica.

De lo anterior nace la necesidad de contar con un equipo de profesionales que haga la visualización triangulada de lo que sucede en las organizaciones (empresas, iglesias, vecindarios, etc.) para fomentar el estado de salud mental en ellas y para inducirla y/o recuperarla cuando no está presente; basta imaginar una empresa en la que un solo sujeto no tenga salud mental y la repercusión que puede causar en contra de la armonía funcional. En un engranaje, un solo diente fuera del sincronismo y de la alineación obstaculiza la función exitosa del mecanismo: un insalubre puede alterar a uno(s) sano(s): una manzana podrida, pudre a todas las demás.

De aquí que la atención de lo individual y de lo colectivo es determinante en el logro del éxito organizacional: esto es la llave para la recompensa o el castigo que puede devenir por lo que se haga y/o lo que se deje de hacer (esto último es: ¡un modo de hacer!) y todo genera consecuencias.

Se necesitan normas que guíen y controlen la conducta de los miembros de todo conglomerado humano, que -a la vez- sirvan de marco protector contra l@s inadaptad@s a quienes conviene evitar (filtrar) su incorporación o cuando la desavenencia en la salud mental comienza a mostrarse después de pertenecer al conglomerado ha de dársele una inducción, una especie de reeducación para que se adapte al medio social conforme a lo deseable, a lo beneficioso, en concordancia con los principios y valores enarbolados colectivamente, pero ratificando los diferente roles y las expectativas acerca de la conducta de todos y de cada quien, pues todo esto es un conjunto muy valioso del proceso eficiente encaminado al logro del objetivo enunciado.

La psicoterapia profiláctica de equipos aparece como la herramienta imprescindible para la interacción social intensa y proactiva: promoviendo la mayor similitud actitudinal; es decir: propiciando la homogeneidad armónica que refuerce la coherencia y la identificación interna.

Una buena parte del trabajo a cumplir acerca de esto consiste en la selección del talento humano y su colocación en el puesto apropiado, manteniendo la observación metodológica y sistemática de la conducta y del rendimiento relativo a los factores humanos que influyen en la salud mental individual y del colectivo intraorganizacional, aplicando técnicas de diagnóstico y de terapia intraempresariales formales (visualizando hasta las interacciones de los sujetos de los diversos equipos laborales, investigando su estructura y funcionamiento), sin limitarse a las destrezas perceptivas, cognoscitivas y motoras individuales, explayándose en las motivaciones conductuales que pueden explicar la relación individuo-organización, la actitud entre el rol asignado, la satisfacción con el trabajo que toca realizar, el monto del sueldo, grado de influencia particular, la comparación de lo recibido con lo obtenido por otro(s), los incentivos y los castigos, las advertencias y las reprimendas por los errores, los premios por los aciertos y aportaciones, así como otras condicionantes que inciden sobre la motivación y la ansiedad que pueda sentir cada quien; p. ej.: las obligaciones, la conducta de quien(es) lidera(n), la incitación a participar en la concepción/adopción/implementación de decisiones en la solución de conflictos y de problemas, etc., teniendo presente las diferencias individuales de personalidad (carácter y temperamento) que tiende a ser relativamente estable ante la variedad situacional: toda una verdad que constituye un agregado de conocimiento interesante a descubrir, a describir y a aplicar en pro del perfeccionamiento organizacional que cambia y evoluciona novedosa e inesperadamente creando nuevas perspectivas de enfrentamiento mediante la combinación lógica y fructífera de argumentos y generalizaciones, hipótesis y aplicaciones, guías y vivencias.

Igualmente acontece así en una nacióncomo consecuencia de que un insano mental se infiltró en la estructura organizacional del país y la dañó, causando que otr@s den señales cotidianas de incoherencia entre lo que dicen (mintiendo) y lo que accionan.De no salir de ést@s, ¿cuál seguirá siendo la realidad instituida y cómo será el futuro que deparará no asumir la disposición de evitar que continúe aconteciendo lo indebido? Tal discordancia es demostración de un trastorno mental mayor en és@s causado por el afán de satisfacersu loca ambición que destroza a los demás y destruye lo que éstos tienen o impide el logro de lo que buscan llegar a tener.

En resumen, la falta de salud mental de sólo una persona puede causar la peor desgracia que llega a tenerse en los conjuntos humanos y esto se debe evitar a toda costa… por la calamidad que implica.

Amigo empresario, existen organizaciones muy bien avaladas (como: P.F. Consultores, nuestro aliado estratégico) con amplísima experiencia que están dispuestas a apoyarle en su andar hacia el éxito: no dude en vincularse con ellas.

Nuestros contactos: e-mail: [email protected]; twitter: @genaccion; instagram: @gerenciaenaccionve; facebook: gerenciaenaccionvzla; y whatsapp: 58424 411 5051.

Escuche el microprograma “Gerencia en Acción”, de lunes a viernes a la 12:45 PM por MAX FM 92,9 o por www.maxfm929.com

¿Quieres recibir nuestros titulares diarios, matutinos y vespertinos?
Únete a nuestro canal de Telegram
https://t.me/titularesec

O a nuestro grupo de WhatsApp
https://chat.whatsapp.com/E55qyLa9mGw2hNNrN32r1b
Con gusto te los enviaremos




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.