El Congreso y el Gobierno peruanos se encaminan al punto más álgido de crisis tras la advertencia del presidente Martín Vizcarra de que disolverá el Parlamento si los legisladores no dan prioridad a su pedido de cuestión de confianza antes de proceder con la polémica elección de los magistrados del Tribunal Constitucional.

Ambas partes se preparan para un enfrentamiento que se producirá en la sede del Parlamento, a donde el Gobierno en pleno anunció que se presentará para presentar su proyecto de cuestión de confianza pese a que desde el Legislativo, dominado por la oposición fujimorista y sus aliados de derecha y extrema derecha, las señales apuntan a que no se le dará cabida a ese pedido.

El Ejecutivo de Vizcarra, liderado por el primer ministro, Salvador del Solar, se concentró en la sede del Palacio de Gobierno en Lima para desde allí marchar al Congreso con la idea de presentar su propuesta, que busca reformar el proceso de elegir a los magistrados del Tribunal Constitucional para dotarlo de mayor transparencia.

Mientras, en el Congreso, en cuya agenda sigue como tema del día un pleno para elegir a los magistrados, los diputados del grupo mayoritario y sus aliados iban llegando al Parlamento y expresando su rechazo explícito a la propuesta.

“Estamos en un ambiente de preocupación, pero es algo muy sencillo lo que pedimos: permitir que se exponga el proyecto, y una vez expuesto, que se tome la mejor elección. Pero no se puede pasar a una elección del Tribunal Constitucional sumamente importante si antes no escuchan la alternativa. Tal y como está, esa es una elección tóxica para el país”, afirmó ante la prensa la ministra de la Mujer, Gloria Montenegro.

En el polo opuesto, los diputados Carlos Tubino, fujimorista, y Salvador Heresi, exoficialista y hoy en día uno de los principales opositores, afirmaron que la advertencia de Vizcarra fue “un anuncio de un golpe de Estado”.

“Es una cachetada a la democracia en el Perú, una vergüenza (…) A título personal creo que ningún proceso puede detenerse… Se le va a acoger al premier, pero en el momento oportuno, en la tarde…, pero nadie viene a empujar la puerta. Creo que aquí hay un proceso en marcha (de elección de magistrados) y debe continuar hasta cumplirlo”, afirmó Tubino.

Por su parte, Heresi denunció que el anuncio de Vizcarra de que dará por rechazada la cuestión de confianza si el Congreso no atiende al primer ministro con prioridad, es “arrogarse unilateralmente una facultad que no tiene”.

Anoche, Vizcarra afirmó durante una entrevista en la televisión peruana que si el Congreso realiza el pleno para votar a los magistrados considerara “que se denegó la cuestión de confianza”.

Según la Constitución peruana, si el Poder Legislativo niega su confianza al gabinete ministerial, el presidente está habilitado para disolver el Parlamento y convocar nuevas elecciones.

La cuestión de confianza fue solicitada el pasado viernes por Del Solar, bajo una propuesta legal para reformar el proceso de elección de los magistrados, envuelta en una gran polémica desde que los fujimoristas y sus aliados promovieran una renovación “exprés” y sin apenas transparencia a la hora de elegir a los candidatos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.