La cultura y el arte siempre han sido sellos de presentación de Valencia
Armary Prado, artista. Foto: Dayrí Blanco

La cultura y el arte siempre han sido sellos de presentación de Valencia. Y en medio de la crisis que enfrenta el país, los habitantes de la ciudad extrañan toda esa movida que caracterizaba a la capital del estado.

Es por eso que al pasar por la avenida Bolívar Norte se hace inevitable voltear hacia un nuevo mural que con sus colores, no solo captan la atención de cualquiera, sino que tiene la capacidad de inspirar alegría.

Se trata de la obra El hilo de amor que está muy cerca de la Redoma de Guaparo y que refleja magistralmente todo lo que su artista, Armary Prado, quiso expresar. “El propósito fundamental del mural es alegrarle a vida a la gente porque los venezolanos necesitamos llenarnos de buenas vibras, de cosas que nos alegren el alma”

Fueron ocho días de trabajo en el lugar de los que dedicó entre seis y ocho horas diarias de labor. Prado no cuenta con ningún tipo de equipo que la acompaña, todo lo hizo sola para lograr, en una pared de 20 metros cuadrados, ese corazón de colores vivos como amarillo, naranja, magenta, violeta y azul turquesa combinados entre ellos, en el que entran y salen personas, y lo atraviesa la palabra LOVE, escrito muy delgadamente que simula el hilo.

Para la artista esta obra llega a darle latidos a Valencia, una localidad que poco a poco se ha ido apagando por la situación compleja que se vive pero que se niega a morir mientras cada ciudadano se sume a la alegría. “El hilo del amor nos conecta a todos, nos mueve, nos empuja, nos guía, nos motiva, nos da vida. Todos somos uno. Todos estamos unidos por esa delgada línea“.

Con formación científica y alma de artista

Prado nunca imaginó que se dedicaría al arte. Ella no tuvo esa inclinación en su niñez ni en su adolescencia. De hecho es graduada en Análisis de Sistemas de la Universidad Centroccidental Lisandro Alvarado (UCLA), de Barquisimeto, su ciudad natal, y por más de 10 años se dedicó al área comercial.

Fue hace cinco años, una vez convertida en madre, esposa y ama de casa, que sintió la necesidad de redescubrirse. “Me descubrí hace como cinco años cuando había perdido la identidad, había dejado de ser una persona profesional, exitosa, y comencé a ser mamá, ama de casa, esposa y empecé a buscar quién era yo”.

Comenzó haciendo intervenciones con pintura en ropa, después se expandió a otras superficies como cojines, cuadros de lienzo y madera, productos, carteras, bolsos, zapatos, cuadros a pequeño y gran formato, copas y vasos.

Después descubrió que podía ser inspiración para muchos que aún no saben sus inclinaciones hacia el arte, como le sucedió a ella, y ya tiene tres año dictando talleres en los que no solo enseña la técnica, sino que la conjuga con autoconocimiento para que cada quien sepa quién es a través del arte y sus colores y despierte su estilo y creatividad.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.