CARPE DIEM es una expresión no usual ni común, escuchada en llamativas ocasiones. Quien esto escribe, en tiempo pasado fui impactado por su suave presencia anímica, por su rápida y ajena escritura, y por su intensa sonoridad. El CARPE DIEM fue quedándose conmigo, con allegados, con amigos y curiosos; algunos, sin saber sobre su precioso significado. Muy recientemente, algunos de mis lectores y conocidos ya me han hablado del impacto que les produjo CARPE DIEM, y por el cual ahora les invito a entrar en “brevedades” de viejas filosofías, para buscar nuevas y actualizadas sabidurías, y estar en expectativa con los fenómenos del lenguaje.

¿Pero, qué es CARPE DIEM?

CARPE DIEM es una expresión de origen latino, lengua hablada en la Antigua Roma. Se atribuye la creación de esa frase al poeta latino Horacio (65 a.C. – 8 a.C.). Si nos ubicamos en la traducción literal (directa) al español, nos referimos a una expresión: cosecha el día, significado que de momento no aclara mucho. Pero de Horacio, en su primer Libro de las Odas, leemos una llamativa frase completa: “Carpe diem, quam minimim credula postero”, cuya mejor adaptación e intenso significado en español, es: “Aprovecha el día de hoy; no confíes en el mañana”.

Cuanto de empoje, de impulso, de fuerza, en un gran sonido, en una frase motivadora, que intenta animarnos, y quiere decirnos: ¡“Aprovecha el momento”!

Y para sentirla como invitación: ¡Aprovecha el día!

Desde el primer instante en que yo me compenetrara con CARPE DIEM (en traducción) me “enganché” en el atractivo de su gigantesco significado. ¡Lo hice, entonces, un poder que me robustece! ¡Algo que, sin pensarlo, parecía estar siempre habitando en mi consciencia! ¡Lo que yo buscaba! ¿Pero en más detalles, qué es?

CARPE DIEM es una abierta invitación a vivir el hoy, sin preocuparnos del mañana; es como decir que nos abramos al disfrutar del momento (¡cada momento!), sin pensar qué será lo que depara el futuro. Ya que el futuro es incierto; y lo único en verdad real es el presente. Una frase motivadora para expresar que es importante disfrutar la vida, minuto a minuto, ya que al final todos moriremos, y sólo tenemos una vida.

En este mundo acelerado, cambiante, de critica sostenida, hay quiénes no están de acuerdo con esta filosofía de vida. Pero, en cambio, son muchos otros los que los han adoptado como el leitmotiv (estilo de vida) de sus existencias, y hay quienes piensan que en este mundo tal vez violento, de estos tiempos acelerados, se ha de vivir cada día como si fuera el último.

Hay quienes adoptan Carpe Diem para activar sus vidas, y para que con Carpe Diem se haga presente su concepto de existencia: lo que podríamos señalar como una filosofía existencial Carpe Diem. Los más radicalizados, en este sentido, asocian esta “filosofía” a una divertida frase de autoría farandulera y desconocida, que dice: “vive a tope, muere joven y deja un bonito cadáver”.

Si “removemos” un poco las ideas y principios, cabe destacarse que a partir de los últimos doce años del siglo pasado, la expresión carpe diem ha tenido mucha popularidad debido a la recordada película de 1989, dirigida por Pete Weir, que llevó por título: Dead Poets Society (La Sociedad de los Poetas Muertos). Un gran filme que tuvo como actor principal al siempre destacado Robin Williams, y también a otro de renombre, Ethan Hawke, entre muchos otros.

La referida y gran película, fue premiada en 1990 con un Premio Oscar. El argumento de la película nos explica el correr intenso de la historia de un profesor de poesía, que, en su primer año de docencia en la universidad estadounidense de Welton, pretendía alentar en parte a sus alumnos, bajo el concepto latino del carpe diem. Buscaba provocar un cambio en sus mentalidades, e incitaba a tener una actitud diferente por su parte.

En definitiva, es apostar a una filosofía de vida basada en el principio carpe diem.

Tienen la palabra, amigos lectores… ¡CARPE DIEM!

Hernani Zambrano Giménez, PhD.

[email protected]




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.