Escuela Casita Trapichito 1 a punto de cerrar por los continuos robos (Foto Angel Chacón)

Hasta en tablas de maderas han terminado las maestras dando clases. Los niños tienen que contener las ganas de ir al baño porque el hampa ha desmantelado estas áreas; mientras apenas reciben dos horas de clases en la mañana y en las tardes, porque la inseguridad mantiene en zozobra tanto a docentes como a los representantes. Es la cruda realidad que se vive en la Unidad Básica Trapichito I, al sur de Valencia.

De un colegio con 23 años de fundado, lo que quedan son salones desprovistos de mobiliario, pocos pupitres, techos resquebrajados. Y sin electricidad, porque poco a poco los delincuentes se han llevado los cables, denunciaron representantes de esta unidad escolar, en compañía de Deibis Daza, del consejo comunal de la zona.

Escuela básica Trapichito I a punto de cerrar por los continuos robos de cableado, de mobiliario educativo, sanitario y de cocina. (Foto Angel Chacón)

Cansados del hampa

En el transcurso de este mes han perpetrado siete robos contra la institución. La mañana de este jueves, el área de consejería amaneció sin cableado eléctrico, porque los delincuentes se lo llevaron. “Estamos sin electricidad desde hace varios meses, solo cuando las elecciones Corpoelec vino a colocarlo y luego se volvieron a llevar los cables, y quedamos nuevamente sin luz”, dijo Daza.

Lo alarmante es que también están sin agua. La representantes y trabajadoras se ponen de acuerdo para comprar el líquido a quienes lo expenden en camiones.

Padres y representantes como educadores preocupados por la inseguridad en la Escuela Básica Trapichito 1. (Foto Angel Chacón)

Marisol Quintero, madre de un alumno de sexto grado, dijo que sus hijas estudiaron allí y ya son profesionales, pero le duele como el colegio se ha “venido a menos” por la delincuencia desatada en la zona. “Se han llevado de todo”.

Del área del preescolar, solo quedan dos salones habilitados para dar clases. De 45 alumnos, solo asisten regularmente entre 10 a 15 niños, informaron las representantes Yudith Castillo, Angeli Aguirre y Marisol Medina. En la etapa básica, de una matrícula cercana a los 300 alumnos, si acaso 200 se presentan a diario, según se pudo conocer en un recorrido periodístico de El Carabobeño.

Por lo general, se observa mayor número de estudiantes cuando se les garantiza el almuerzo, que se suministra tres veces a la semana. “Y eso porque las madres procesadoras van a cocinar a sus casas para prepararles la comida, o de pronto tienen que cargar una bombona de gas o hasta los propios utensilios de sus casas para calentar los alimentos y dárselos a los niños”, expresó Marianela Polanco, una de las madres procesadoras.

Y no es que la directora del plantel, Gilda Padilla, no está pendiente, comentaron los representantes. Informaron que la funcionaria ha colocado las respectivas denuncias al Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas, pero no cesan las incursiones de los delincuentes. La mañana de este jueves estaba en una reunión en la Zona Educativa, planteando el caso de este colegio.

Pero, es tan caótica la situación que la profesora Padilla entregó un oficio a los representantes para que encarguen de buscar soluciones, comentaron las padres.

En caóticas situaciones dan clases en la Escuela Básica Trapichito I (Foto Angel Chacón)

Gilber Espinoza, quien funge de vigilante, dice que estaba en el turno de la noche, pero ahora está de día porque están sin electricidad. Comentó que hace poco el conserje fue amordazado y lo poco de mobiliario que quedaba se lo llevaron.

Espinoza manifestó que es triste observar como niños entre 10 y 12 años, de pronto algunos de la escuela, merodean por las tardes preguntando “que hay por ahí”. “Mucha perdida de valores”.

Es tan alta la incursión de los delincuentes que los docentes viven atemorizados, porque han sido interceptados cuando se desplazan hacia el colegio. Apenas dan clases en la mañana hasta las 10:30 o a las once, y por las tardes hasta las 2 o 3:00 de la tarde. “¿Como van a salir formados estos niños con tantas pérdida de clases?”, expresan preocupadas las representantes.

Por donde penetraron los delincuentes por el área de consejería del colegio Trapichito I.. Foto: Angel Chacón)

Daza, del consejo comunal denunció, en compañía de las representantes, que el colegio ha sido visitado por distintos gobernadores, desde Ameliach y Rafael Lacava. Les han prometido convertirlo en “una tacita de oro”, pero hasta la fecha son solo “promesas incumplidas”.

Condiciones infrahumanas…

Además de salones, algunos con pizarrones desgastados y otros sin ellos, las tuberías de agua están obstruídas porque no reciben mantenimiento. Esto y filtros sin agua son las condiciones infruhumanas en que reciben clases los niños de la Unidad Básica de Trapichito I.

El mismo reflejo de la decadencia del país. Pero, aún así, los niños que acudían en horas del mediodía entraban con una sonrisa en los labios, a pesar de que se observan con bajas tallas y peso, como lo han pronosticados los expertos. Pero, entre sus sonrisas abrigan una esperanza. Esa esperanza que también aguardan las representantes, para que sus reclamos sean escuchados.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.