Foto Referencial
COMPARTE

Desde hace dos años, los pensionados del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS) que residen en el extranjero no reciben su pago. De un día para otro y sin explicación alguna, el depósito que siempre se había hecho sin contratiempos dejó de ser percibido por los adultos mayores.

Al 19 de octubre de este año, el IVSS debe a los pensionados en el exterior el pago de 23 meses, tres aguinaldos y ocho retroactivos de la homologación del salario mínimo con las pensiones. Es decir, 1.095.421 bolívares a cada uno.

Son más de 11 mil afectados que se encuentran en España, Italia, Portugal, Chile, Ecuador y Uruguay. Gracias a un convenio bilateral de Venezuela con esos seis países, los venezolanos cobraban su pensión a través de la banca pública, en dólares -al cambio oficial- o en la moneda del país de residencia.

Para poder hacerlo, tenían que asignar a un apoderado para que cobrara la pensión en Venezuela hasta que se aprobara el pago en el exterior, que podía tardar entre tres y seis meses. El trámite lo realizaba el Consulado de Venezuela en el país y era gratuito.

El pago se cumplía mensualmente, además los aumentos oficiales, retroactivos y aguinaldos, también eran percibidos por los adultos mayores en el exterior.

Cuando el pago dejó de hacerse, los afectados se comunicaron con el IVSS y ellos se limitaron a responder que ya habían dado la orden de pago al Banco Central de Venezuela. El banco, todo este tiempo ha guardado silencio.

Los dramas personales son muchos. Según el testimonio de las comunidades virtuales de pensionados en el extranjero, algunos ancianos han fallecido al no tener el dinero para comprar sus medicinas y otros han tenido que lidiar con deudas en su lugar de residencia.

Un importante número de afectados se ha regresado a Venezuela, pues buscar trabajo no es una opción factible para personas que superan los 70 años de edad y con la condición de extranjeros.

Clara Luz Linares conoce de cerca la situación de los afectados, pues su madre, quien reside en Chile, es una de ellos. Al dejar de percibir la pensión, que le alcanzaba al menos para comer, se vio en la obligación de recurrir al Gobierno de Chile quien le hizo un estudio socioeconómico y le asignó una ayuda.

“Pero realmente es un aporte muy escaso, no es un sueldo, difícilmente alcanza para comer unos cuantos días” manifiesta Linares.

Dice que lo difícil de la situación es que ni el presidente Nicolás Maduro, ni ningún ente gubernamental ha admitido la suspensión de este pago. Los adultos mayores en el exterior, se han agotado en hacer reclamos escritos, verbales, declaraciones en instancias como la ONU, sin recibir respuestas. “El Gobierno no habla de eso, no dice por qué ni hasta cuándo, no busca acercarse a los pensionados y dialogar”.

 

 

Leer más en El Impulso




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.