Justicia británica anula decisión previa sobre oro de Venezuela favorable a Guaidó
Oro

Un tribunal de apelaciones de Londres anuló el lunes una decisión judicial previa que en julio reconoció al líder opositor venezolano Juan Guaidó como el único capacitado para determinar el destino de 30 toneladas de oro depositadas en el Banco de Inglaterra.

Considerando ambigua la declaración del entonces ministro británico de Relaciones Exteriores, Jeremy Hunt, que en febrero de 2019 reconoció a Guaidó como “presidente interino de Venezuela”, la Corte de Apelación estimó que el ejecutivo de Londres podría seguir reconociendo “de facto” a la administración de Nicolás Maduro.

Los jueces no pudieron sin embargo determinar si esto es efectivamente así, por lo que ordenaron que se lleve a cabo una investigación en profundidad cuya consecuencia última sería determinar a cual de los dos rivales corresponde el control real de los fondos.

Sin respuesta definitiva

“Antes de poder dar una respuesta definitiva a las cuestiones de reconocimiento (…) será necesario determinar si el gobierno de Su Majestad reconoce al señor Guaidó como presidente de Venezuela a todos los efectos y, por consiguiente, no reconoce al señor Maduro como presidente a ningún efecto”, escribieron los jueces en su decisión reenviado el asunto a la Corte Comercial que emitió la sentencia de julio.

El gobierno de Maduro, a través del Banco Central de Venezuela presidido por Calixto Ortega, lleva dos años intentando sin éxito recuperar unas 30 toneladas de oro de la reserva nacional, valoradas en unos mil millones de dólares, que tiene guardadas en las cámaras acorazadas el Banco de Inglaterra.

Represión y COVID

Sin embargo, la Asamblea Nacional de Venezuela, dominada por la oposición y presidida por Guaidó, nombró en julio de 2019 a su propia dirección ad hoc del banco central venezolano y pidió a Londres que no entregase los lingotes, asegurando que podrían servir para reprimir al pueblo venezolano, o llenar los bolsillos de un régimen que califica de “cleptócrata”.

Afirmando necesitar los fondos para combatir la pandemia de COVID-19, Caracas se querelló en mayo contra el Banco de Inglaterra.

Este afirma sin embargo encontrarse atrapado entre dos grupos rivales que le dan instrucciones contradictorias y pidió a la justicia que, antes de decidir el destino final del oro, se resuelva como cuestión preliminar quién tiene su control.

El juez Nigel Teare, de la Corte Comercial de Londres, había considerado en julio que el reconocimiento de Guaidó como presidente encargado le otorgaba el poder de decir el futuro de los fondos. Esto había impedido un acceso a ellos por parte de Maduro que ahora vuelve a quedar abierto a la espera de un nuevo juicio.

“Situación completamente irreal”

Los magistrados devolvieron así el caso a la corte comercial ordenando que lleve a cabo una investigación en profundidad.

Tras conocerse este revés, la representante de Guaidó en Londres, Vanessa Neumann, que había celebrado la sentencia de julio como una “victoria del pueblo”, no respondió a la petición de comentarios de la AFP.

Tampoco resultó posible contactar de inmediato con los abogados del líder opositor en Londres.

Para Sarosh Zaiwalla, representante de la administración Maduro, “el veredicto en primera instancia había llevado a una situación completamente irreal en la que se le decía al presidente del Banco Central de Venezuela y a su junta directiva, que tienen el control total de las oficinas del BCV y de las operaciones diarias del banco central en Caracas, que ya no podían gestionar importantes depósitos del banco central en Londres”.

En su lugar, el acceso al oro “se estaba entregando a un grupo de personas que vivían fuera de Venezuela, a quienes el Tribunal Supremo de Venezuela ya había dictaminado que no tenían ninguna autoridad legal”, agregó.

Un conflicto de autoridad

El gobierno de Maduro, a través del Banco Central de Venezuela presidido por Calixto Ortega, lleva desde octubre de 2018 -mucho antes de la aparición del coronavirus- intentando sin éxito recuperar una parte, 30 toneladas, del oro custodiado en Londres.

Pero la Asamblea Nacional de Venezuela, dominada por la oposición y presidida por Guaidó, nombró a su propia dirección ad hoc del banco central venezolano. Y aunque dicho nombramiento lo invalidó el Tribunal Supremo venezolano, eso no le impidió pedir a Londres que no entregase los lingotes, asegurando que podrían malversarse por un régimen que califica de “cleptócrata”.

Atrapado entre dos grupos rivales, el Banco de Inglaterra pidió a la justicia que, antes de decidir el destino final del oro, se resuelva como cuestión preliminar quién tiene su control.

La existencia de dos “presidentes” rivales lleva tiempo dificultando que el gobierno venezolano pueda acceder a los fondos que tiene en el sistema financiero internacional.

© Agence France-Presse




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.