Enfrentar la crisis no es fácil, pero se puede sobrellevar. Lo primero es aceptar lo que está pasando, comenzar a digerir esa realidad distinta a la que estábamos acostumbrados y asumir el duelo por lo que perdimos. Ver la vida en perspectiva y reconocer las potencialidades de cada quien es la mejor vía para superar esa tristeza y salir adelante.

Julio Cajas, facilitador de procesos grupales con 20 años de experiencia en el área de crecimiento personal y fundador del centro de Reingeniería Social Venezuela; y Luis Cadenas, mercadólogo con experiencia en desarrollo organizacional y emprendimiento y fundador del Grupo Innova Venezuela, estuvieron en el programa Sin Límites de El Carabobeño Radio, donde analizaron las formas de enfrentar los padecimientos derivados de la realidad venezolana plagada de escasez.

Ambos organizan el cine foro “Vida y Cinema”, que se realizará este domingo 11 de marzo, a la 1:30 p.m. en el museo del Beisbol del centro comercial Sambil. Allí se proyectará la película Invictus, que narra parte de la historia de Nelson Mandela, el presidente fallecido de Sudáfrica. El fue un líder que predicó con el ejemplo, trabajó desde el hacer y equilibró la paz con la tenacidad para lograr sus objetivos, argumentaron.

Julio Cajas y Luis Cadenas explicaron que Vida y Cinema busca proyectar películas con contenido social importante que permita a los asistentes vincular esas narraciones con su cotidianidad y enfrentar de manera positiva y objetiva su propia realidad. “Se trata de identificar situaciones y ver qué puedo hacer yo con esto que estoy viviendo. A veces queremos hacer las cosas como los otros, pero es preciso entender que lo mejor es saber qué puedo hacer yo desde mi propia realidad”, detalló Cajas.

Cajas entiende que las ganas de hacer cosas de los venezolanos fueron socavadas cuando nos tocaron necesidades básicas, como la alimentación, la salud o la seguridad. “Se nos quitan las ganas de hacer algo distinto o, por lo menos, de preguntarnos qué puedo hacer”.

El especialista recomienda, para contrarrestar esa frustración, en primer término enfrentar la realidad, con las molestias que eso tiene implícito. Luego hay que definir qué se puede hacer para mejorarla o por lo menos para vivir de manera más pausada. Si comprar dos kilos de harina pan implica hacer una cosa que no me permite ir a trabajar, cambiar hábitos alimenticios es una opción a evaluar, destacó

Cajas asegura que aún con inconformidad e impotencia se logran los cambios. La frustración surge cuando entendemos que no vamos a volver a lo que teníamos. Se puede manejar al aceptar la realidad y determinar los recursos con los que cada persona cuenta. Lo primero es aceptar, por ejemplo, que la Venezuela que teníamos antes no regresará. Podemos tener un mejor país, pero nunca será igual al que dejamos atrás. En función de esa nueva nación es que hay que trabajar

Empezar a ver las cosas en perspectiva y reconocer tus potencialidades son las recomendaciones de Cajas. “Tienes la posibilidad de empeorar el problema o mejorarlo. Es tu decisión. Cuando te enfrentas a problemas cotidianos escoge afrontar uno a la vez. Hacer ejercicios es una excelente terapia para descargar emociones contenidas, respirar, drenar, comunicarnos con las personas”.

El facilitador pide no perder de vista el hecho de que muchos países han pasado por situaciones similares a la nuestra y las han superado. Se trata de pensar en positivo, señala Cajas, quien desde el Centro Ris de Venezuela dicta talleres de crecimiento personal, que aportan herramientas para una mejor calidad de vida.

Luis Cadenas es fundador del Centro Innova, que se basa en tres pilares fundamentales: Marketing, crecimiento personal y gestión de liderazgo. El aplaude que en Venezuela en la actualidad hay mucho emprendimiento. “Los emprendedores se multiplican porque hoy hacer algo adicional no es opcional. Toda persona debe tener su trabajo y otra manera de generar ingresos. Lo importante es identificar sus recursos, qué puede y qué le gusta hacer, qué le puede ser útil, y en función de ello trabajar”

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.