Pat Connaughton y Giannis Antetokounmpo durante el cuarto partido de las Finales de la NBA 2021. / Foto EFE

Los Milwaukee Bucks resistieron el impresionante asedio de Devin Booker, que anotó 42 puntos, y empataron las Finales de la NBA (2-2) tras lograr este miércoles una victoria durísima y muy sufrida ante los Phoenix Suns (109-103).

Los Bucks fueron por detrás durante casi toda la noche y en el último cuarto solo lograron darle la vuelta al marcador cuando quedaban tres minutos. A partir de ahí, la sangre fría de un excelente Khris Middleton y la contundencia de Giannis Antetokounmpo tumbaron a los Suns, que dejaron escapar una victoria a domicilio que habría sido importantísima en la lucha por el anillo.

Booker venía de una actuación muy débil en el tercer encuentro, pero en este duelo se salió con 42 puntos (17 de 28 en tiros) y dio la sensación de ser imparable.

Middleton fue el máximo referente de los Bucks con 40 puntos (15 de 33 en tiros), 6 rebotes y 4 asistencias, mientras que Antetokounmpo, que puso a Deandre Ayton un tapón providencial, rozó el triple-doble con 26 puntos (11 de 19 en tiros), 14 rebotes y 8 asistencias.

Salvo Jae Crowder (15 puntos y 8 rebotes), los Suns no ofrecieron apoyo a Booker y se vieron muy lastrados por sus 17 pérdidas. Además, Chris Paul, que está sufriendo un fiero marcaje de Jrue Holiday a lo largo de la serie, tuvo una velada discreta con 10 puntos (5 de 13 en tiros), 7 asistencias y 4 rebotes.

Ningún equipo presumió de inspiración desde el triple: los Bucks lograron un 24 % y los Suns consiguieron un 30 %.

Caos y descontrol

Con Kareem Abdul-Jabbar y Oscar Robertson entre el público, ambos campeones con los Bucks en 1971 (único título de la franquicia), los de Milwaukee tropezaron en el inicio: fallaron sus tres primeros triples y dejaron desprotegida la zona para canastas fáciles de Chris Paul y Deandre Ayton.

Además de la recuperada circulación de los Suns, Devin Booker salió con mucha intensidad y lanzó a los suyos (4-10 con 8.29 en el reloj).

Pero la nota dominante de la primera mitad fue el caos y el desorden, que reinaban sobre la pista. Se acumularon en ambos equipos los errores, los fallos de concentración y las pérdidas en un primer cuarto muy desordenado y escaso de puntos (20-23).

No mejoró el nivel en el segundo parcial. Jae Crowder conectó dos triples para alegrar algo la deprimente estadística desde el perímetro, mientras que los Bucks, demasiado pasivos a la hora de atacar la zona en el inicio, apretaron los dientes en busca del premio en la pintura.

Un alley-oop de Brook López empató el partido y una canasta de un amenazante Middleton le dio a los Bucks su primera ventaja ante unos Suns entumecidos (35-33 a falta de 6.41).

Booker fue el responsable de la reacción de Phoenix instantes después. Sumó 12 puntos, con una gran finura en el tiro, y dejó el encuentro en tablas al descanso (52-52).

Booker domina, pero sufre

A diferencia de los últimos encuentros, los Suns habían conseguido, sobre todo con la entrega de Ayton, cerrar los espacios a un Antetokounmpo tímido en los dos primeros cuartos (12 puntos con 5 de 8 en tiros).

Además, Booker ya había entrado en combustión y, tras los 20 puntos que sumó al intermedio, explotó con toda su rabia en la reanudación.

Una espléndida exhibición del escolta en el tercer cuarto, donde enchufó los siete tiros que intentó hasta lograr 18 puntos, pareció iluminar el camino de los de Phoenix para la victoria.

Pero entonces empezó a sufrir con las faltas: le pitaron la cuarta con 5.53 en el tercer cuarto y la quinta a falta de 10.50 en el último parcial.

Sin brillo pero con toda la fe del mundo, los Bucks se conjuraron para explotar los minutos de Booker en el banquillo de unos Suns muy lejos de su habitual exuberancia ofensiva. Middleton y Antetokounmpo lideraron la carga, pero Booker mantuvo una valiosa diferencia para los visitantes (76-82).

En el último cuarto, la pillería de Crowder para sacar tiros libres de la nada fue lo único que propusieron los Suns, mientras Booker estaba en el banquillo.

Frente a ellos, los Bucks reforzaron su defensa conscientes de que estaban a solo un paso de unos Suns demasiado contemplativos y que estaban jugando con fuego.

Acabaron quemándose: un triple de Pat Connaughton concretó la remontada de los Bucks y llevó a la euforia a la afición local (97-95 con 3.08 en el reloj).

Booker regresó para resolver un enorme atasco en ataque de los Suns, pero le salió un rival a la altura con Middleton.

Fabuloso en el tiro de media distancia pero también muy valiente en penetración, Middleton culminó un contraataque a falta de solo 27 segundos (103-99), después de que Antetokounmpo pusiera un impactante tapón a Ayton, y posteriormente certificó la victoria local desde los tiros libres.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.