Morgue de Valencia.
(Foto: Rafael Freites).
COMPARTE

Desde hace muchos años el Lago de Valencia dejó de ser un sitio turístico y familiar. Sus aguas están ahora ocupadas por los piratas que roban y matan a todos los enemigos que accedan a su territorio.

Cuatro hermanos de apellido Banda se dedicaban a la pesca en la zona, pero por la creciente escasez de peces decidieron ir hacia sectores correspondientes al municipio San Joaquín. A pesar de que las reglas de los grupos delictivos, prohíben que personas de otros sectores pesquen en áreas que no les corresponden.

En aquel peñero, viajaban seis personas y en su recorrido se encontraron con otros pescadores, quienes al percatarse de la intromisión sacaron sus armas y dispararon contra los Banda, cuatro cayeron muertos en las contaminadas aguas del lago. Los otros dos huyeron de la muerte. Así el peñero quedó solo y a merced de aquellos piratas que robaron el motor.

Junio

El mes de junio cierra con un alto índice de muertes violentas en el estado Carabobo. No se incluyen los fallecidos en protestas, ni por muertes naturales o en accidentes de tránsito. La cifra final fue de 134 personas, 131 hombres y tres mujeres.

Valencia, al igual que el mes pasado, continúa como el municipio más violento del estado con 37 muertes, en su mayoría provenientes de la zona sur del municipio. Al segundo lugar ascendió el municipio Libertador con 20 muertes violentas, a diferencia del mes anterior que se posicionó en el cuarto lugar.

El tercer puesto, lo “ganó” el municipio Los Guayos con un índice de 12 personas asesinadas mediante armas de fuego. En el cuatro lugar, los municipios Diego Ibarra y Guacara con 11 muertos, ocho en Naguanagua, seis en San Joaquín y Carlos Arvelo, y uno en los municipios Bejuma, Juan José Mora, Puerto Cabello y San Diego.

De los municipios restantes no se obtuvo información. Lo que da un total de 115, los individuos faltantes (19) completan la cifra, pero no se tiene detalles sobre ellos.

97 de los casos ocurrieron en zonas populares o de bajos recursos, como barrios e invasiones, 10 fueron en carreteras o autopistas de la región y del resto no se conoció el lugar del crimen.

Un 95 por ciento de esta población no llegó a realizar estudios universitarios y los oficios más recurrentes fueron los de carpintero, albañil, comerciante y soldador.

Cinco menores de edad en total fueron asesinados por arma de fuego, uno de 15 y otro 16 años, los otros tres fueron de 17 años.

Entre las edades de 18 a 29 años hay 50 muertes; el mayor número de asesinatos lo ocupada la edad de 23 años con ocho fallecidos, mientras las edades como 21, 26 y 29 tienen cada uno siete asesinatos. Seis asesinados son de 24 y 28 años, respectivamente.

Entre las edades de 30 a 45 años hay 23 muertos, y la edad con más fallecidos corresponde a los 30 con cuatro fallecidos, seguido de las edades 31 y 33 con tres muertes.

Entre las edades de 46 a 60 años hay nueve muertes La edad con más difuntos es la de 51 años, y desde los 60 años hasta los 100, hay una sola víctima, de 79 años.

De acuerdo a estos datos, el mayor porcentaje de muertes corresponde a los jóvenes, seguido de los adultos y por último personas de la tercera edad. El resto de las muertes que equivale a 51, sus edades no fueron identificadas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.