Foto: @tiburones_net

Este viernes, Oswaldo “Ozzie” Guillén se reportó con los Tiburones de La Guaira para estar al mando del equipo por tercera temporada consecutiva, luego llegar a las ocho de la mañana al país y dirigirse de una vez al Estadio Universitario de Caracas.

El conjunto escualo, estaba siendo comandado por el coach de banca, Luis “Machete” Rodríguez, y por el instructor de bateo, Carlos García, con el cual Ozzie mantenía contacto teléfonico desde el exterior del país.

A pesar de que los salados comienzan sus entrenamientos a las dos de la tarde, el manager del equipo, llegó al club house a tempranas horas de la mañana. “Llegué dándole las gracias a los peloteros y coaches por hacer el trabajo. Puse a sufrir a los coaches, aunque siempre hablaba con ellos por teléfono. Le doy gracias a los peloteros porque se han comportado bien”, dijo el piloto al grupo de periodistas presentes en el estadio.

Además, aseguró tener buena comunicación con sus jugadores. “Voy a tratar de disfrutar al máximo. Conmigo los peloteros no tienen problemas; siempre hay uno que me odia, entonces lo odiaré. Y si me adoran el cariño es igual”.

Los Tiburones quedaron eliminados en la semifinal de la campaña 2016-2017 por Caribes de Anzoategui, mientras que la temporada anterior, fueron últimos de la ronda regular. “Yo me gozo estar aquí, y si no fuera así no viniera. Esperamos que estos tres o cuatro meses sean un vacilón. El año pasado hubo muchas caras largas”.

El analista de la cadena deportiva ESPN, viene con buenas espectativas para este año. “Hicimos unos cambios radicales dentro y fuera del terreno. Ojalá todo funcione como uno quiere, aunque sé que las cosas no pueden ser perfectas, al menos que hayan más cosas positivas que negativas”.

Guillén, aseguró que la llegada de Luis Blasini como gerente general del equipo, le caerá bien al equipo. “Blasini es un hombre preparado, y no puedo quejarme de los otros dos gerentes que tuve, Velandia y Colón”, comentó. “Pero Blasini es un tipo que conoce a los peloteros mejor que yo mismo y eso es algo positivo, porque le muestra a los peloteros que esto no es una guachafita”.

El timonel es reconocido por su juego duro, agresividad que lo llevó a ser campeón de la Serie Mundial del 2005 con los Medias Blancas de Chicago. Pero no solo su manera de trabajar es dentro del terreno de juego, también es fuera del campo, el cual se los dejó muy en claro a sus peloteros.

“Así como la organización tiene sus reglas, yo tengo las mías. El que no corra se va, el que no juegue duro se va, no me importa quien sea, incluso puede ser Ozney (Guillén, su hijo)”, afirmó. “No me importa si un pelotero es grandeliga o es de México, quiero que tengan conciencia de que aquí se viene a ganar juegos. Tenemos que tratar de ser los Tiburones que queremos ser”.

El conductor del equipo, concluyó dejando en claro el compromiso que tienen con los fanáticos y con el objetivo principal para esta nueva temporada. “Estamos aquí para quedar campeones. Si juegas bien vas a tener los frutos y esa es nuestra meta, tengo un compromiso grande con los fanáticos, el equipo y el béisbol venezolano. Vamos a jugar el mejor béisbol posible” remató.

Los Tiburones de La Guaira enfrentaban hoy su primer compromiso de pretemporada, cuando en el estadio de la UCV recibían a la selección de Venezuela Sub 23. Mientras que sábado y domingo estarán chocando ante los Leones del Caracas en el mismo escenario.

Con información de lvbp.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.