Los padres de los 43 alumnos de Ayotzinapa marcharán hoy en silencio por las calles de Ciudad de México, en homenaje a las víctimas del terremoto de hace una semana, cuando se cumplen tres años de la desaparición de sus hijos en Iguala.

El homenaje comenzará a las 16.00 hora local (21.00 GMT) con una misa en el emblemático Ángel de la Independencia del Paseo de la Reforma, dijo a Efe el portavoz de los padres de los desaparecidos, Felipe de la Cruz.

Al cabo de la ceremonia caminarán en silencio hasta llegar al monumento de los 43 jóvenes, donde se leerá un mensaje dirigido a las víctimas de ambas tragedias.

Los manifestantes apelarán a la unidad por “el dolor de las víctimas” y exigirán al Gobierno una “respuesta inmediata para la reconstrucción y reparación” de los daños sufridos por el terremoto de magnitud 7,1 en la escala de Richter, detalló.

El número de víctimas fatales del movimiento telúrico subió hoy 333: 194 en la capital del país -donde 38 edificios colapsaron-, 74 en Morelos, 45 en Puebla, 13 en el Estado de México, 6 en Guerrero y 1 en Oaxaca, y las labores de rescate continúan en varios puntos.

“Lo que une es el dolor. Así como nosotros buscamos jóvenes desaparecidos, hay mucha gente que desapareció en el sismo. El dolor que sienten los padres de familia es el mismo”, aseguró De la Cruz.

Criticó que la presencia de la Marina y el Ejército impidieran “que la sociedad civil siguiera participando” una vez pasados los primeros momentos de la emergencia.

“Creemos que fue un error porque, cuantos más seamos, la unidad es más fuerte y creemos que podríamos haber salvado más vidas”, señaló.

El portavoz dijo que esta tarde también habrá marchas “en diferentes estados del país” para exigir justicia y “la presentación con vida de los jóvenes” estudiantes de la escuela para maestros de Ayotzinapa.

“Son 3 años. No se puede pasar desapercibido este crimen”, afirmó.

La noche del 26 de septiembre de 2014, un grupo de estudiantes que se desplazaban en autobuses fueron atacados a tiros por policías corruptos en el municipio de Iguala, ubicado en el sureño estado de Guerrero.

En el ataque murieron seis personas y 43 jóvenes fueron detenidos y entregados a integrantes del cártel Guerreros Unidos.

Según la versión oficial de lo ocurrido esa trágica noche, los estudiantes fueron incinerados en un basurero y sus restos lanzados a un río.

Sin embargo, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) que investigó el caso echó abajo dicho versión al considerar imposible científicamente que los cuerpos fueran quemados en el basurero de Cocula.

Además, pidieron investigar el trasiego de droga en autobuses de Iguala a Chicago como posible móvil de los ataques, las redes de telefonía, así como la actuación de los militares esa noche.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.