(Foto cortesía VTV)

En Naguanagua son varias las comunidades que se encuentran incomunicadas por las fallas de la Compañía Anónima Nacional Teléfonos de Venezuela, Cantv, que afectan la telefonía y el servicio Internet ABA.

Rosaelena González habita en el barrio Colón y desde hace dos años no tiene tono en su teléfono. «Llamo, reporto y nunca llegan o nunca contestan», relató acerca de sus varios intentos para tener línea nuevamente y poder comunicarse con sus seres queridos como su hija y nieto.

González contó que hace dos años, tras una lluvia, en su casa se quedaron sin el servicio. A pesar de que lo sigue pagando, no puede disfrutarlo.

González no tiene equipo móvil, así que le recarga saldo al celular de su hijo para poder hacer llamadas. Además, le pagan tareas dirigidas a su nieto para que pueda cumplir las responsabilidades que le asignan en las clases virtuales implementadas por la pandemia de la COVID-19.

Rosaelena González habita en el barrio Colón

En el barrio Este I, también en Naguanagua, a pesar de que cuentan con el servicio de Cantv, los vecinos lo calificaron como malísimo. Aseguraron que si se va la energía eléctrica el teléfono queda inactivo y cuando hay electricidad, el tono va y viene.

Al menos dos semanas seguidas pasaron sin Internet ABA, hasta que llegó el viernes pasado. Para poder sobrellevar la situación, Ismael Moreno tuvo que llevar al pequeño de la casa a un ciber y alquilar una computadora para que pudiera participar en las clases virtuales y hacer las tareas. «Si no lo llevamos a la avenida a un ciber, lo llevamos a casa de un amigo, ahí vamos resolviendo».

En el caso de Héctor Rodríguez, vecino de Tarapío III, estuvo desde diciembre sin telefonía ni Internet, hasta hace unas dos semanas, cuando se lo solucionaron parcialmente. En esa oportunidad, según él, los técnicos de CANTV estaban reparando unos cables y dejaron a varias casas sin el servicio.

El problema fue resuelto gracias a la gestión de los vecinos, quienes lograron que acudieran nuevamente los técnicos de la compañía estatal y solucionaran.

Héctor Rodríguez, habitante de Tarapío

José Miguel Cabrera resolvió, luego de tres meses, el problema de telefonía e Internet a través de un amigo que llevó a los técnicos hasta su vivienda en Tarapío. Esto ocurrió  luego de varias visitas a la sede de la empresa en la zona industrial y no recibir respuesta.

Cabrera es asesor de seguros y requiere con urgencia tener internet en su casa, puesto que su trabajo depende de abrir muchas páginas web. El rechazó el cobro de 17 millones de bolívares de mensualidad por un servicio que calificó de deficiente.
Luis Rodríguez acusó a los técnicos de Cantv de causar las fallas que se registraron en su comunidad, por las que tuvo que pagar 40 dólares a ellos mismos para restituir el servicio luego de un año.
Luis Rodríguez, habitante de Tarapio III
«Siempre exigen un pago para darle a uno el servicio, siempre hay muchas mafias que manipulan los cables». Rodríguez añadió que se encontró a los presuntos trabajadores de  la empresa en la calle, habló con ellos para que le repararan la avería y así logró resolver su situación, tras pagar 40 dólares.
La compañía de telecomunicaciones envió una nota de prensa institucional en la que asegura la restitución del servicio de Internet Aba a un total de mil 728 suscpritores residenciales y comerciales en diversas parroquias de los municipios Naguanagua y Valencia. En otra comunicación informaron sobre acciones para combatir los cobros irregulares por prestación y reparación del servicio.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.