La empresa estatal rusa Rosneft se pronunció las recientes declaraciones del enviado especial de Estados Unidos para Venezuela, Elliott Abrams, sobre la posibilidad de imponer sanciones a la compañía por sus operaciones con Petróleos de Venezuela (Pdvsa).

A través de un comunicado, publicado en su página web, Rosneft aseguró que esas declaraciones de Abrams solo buscan crear “tensión adicional” en el mercado global, “lo que finalmente afecta el valor de la inversión de la compañía”.

La empresa explicó que las operaciones “para suministrar petróleo venezolano” hacia Rosneft y sus divisiones estructurales, al igual que las contrapartidas de gasolina a Venezuela, “se llevan a cabo en el marco de contratos prepagos celebrados antes de la imposición de sanciones”.

Según la compañía, todas estas transacciones “no persiguen ningún interés que no sea garantizar el retorno de las inversiones previamente realizadas”, y aseveró que el principal beneficiado por estos contratos, especialmente de gasolina, es “el pueblo de Venezuela, que compra combustible suministrado a precios subsidiados por el gobierno”.

Además, Rosneft indicó que Estados Unidos “puede evaluar” la imposición de sanciones a la empresa o cualquiera de sus divisiones, pero no eliminan las restricciones a las licencias generales que permiten a las personas estadounidenses realizar ciertas actividades con Pdvsa -como parte de deudas existentes- lo que califican como una “competencia desleal destinada a obtener ventajas” en el mercado mundial del petróleo.

Rosneft es uno de los principales operadores de crudo venezolano, al enviar petróleo a otros países como China o India, y ayudando a contrarrestar la pérdida de operadores tradicionales que lo están evitando por temor a violar las sanciones de Estados Unidos.

La compañía adquirió 40% de los envíos de Pdvsa en julio y  66% en agosto, según los programas de exportación de la firma y datos de Eikon de Refinitiv, duplicando el nivel de compras previo a las sanciones

Precisamente en junio, el presidente ruso Vladímir Putin aprobó los planes de Rosneft de explotar dos nuevos yacimientos de gas en la plataforma continental de Venezuela, específicamente los yacimientos de Patao y Mejillones, situados al norte de la península de Paria y que se enmarcan en el Proyecto Mariscal Sucre.

Con información de Reuters




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.