(Foto referencial /cortesía)

La celebración del cumpleaños de la madre de Luis Eduardo Díaz acabó en una tragedia, cuando dos hombres en una moto llegaron y dispararon a todos por un supuesto robo a la novia de un funcionario en días previos. Esto ocasionó la muerte de Díaz.

Era de madrugada y Díaz se encontraba con su hermano en las a fueras de la casa. Al ver la moto y a los dos hombres, quienes afirmaron formar parte de un cuerpo policial, emprendieron la huida tras escuchar disparos que en ese momento no afectaron a nadie. Todos se resguardaron hasta que los motorizados se fueron.

Cuando los hermanos salieron a la calle se encontraron nuevamente con los dos sujetos, quienes se dirigieron a Díaz y lo obligaron a montarse en el vehículo, donde fue interrogado con rapidez.

Luis Eduardo Díaz, de 28 años, debía responder a las palabras de los presuntos funcionarios: “Devuelve el teléfono que robaste” pero según familiares de la víctima, que no dieron su nombre por miedo a represalias, el fallecido jamás robó nada y todo fue producto de una confusión. Díaz, al parecer, reiteró que no había hecho nada.

La constante negación del delito desencadenó su muerte, producida por la herida de bala que uno de los motorizados le propinó.

El fallecido se dedicaba a vender cachapas en mercados de calle, específicamente en la urbanización Prebo, frente al colegio Pedro Castillo.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.