Taner Kiliç, jurista y presidente de la rama turca de la organización de derechos humanos Amnistía Internacional (AI). (Cortesía)

Un tribunal de Esmirna, en el oeste de Turquía, decretó hoy la continuación de la medida de prisión preventiva para Taner Kiliç, jurista y presidente de la rama turca de la organización de derechos humanos Amnistía Internacional (AI).

El juicio contra Kiliç, detenido el 6 de junio pasado en una redada contra varios abogados, se abrió hoy en Esmirna, y los jueces aceptaron la petición de la Fiscalía de mantener al letrado en prisión preventiva, informa el diario “BirGün”.

Kiliç está acusado de ser miembro de la cofradía del predicador Fethullah Gülen, a la que Ankara considera terrorista y responsabiliza del fallido golpe de Estado del año pasado.

AI ha protestado contra la decisión, denunciando que “las autoridades turcas han dado por supuesto, de forma pública y repetida, la culpabilidad de Taner Kiliç, basándose en insinuaciones y acusaciones sin fundamento”.

En un comunicado, el secretario general de AI, Salil Shetty, recordó que Kiliç también estuvo acusado en el juicio celebrado ayer en Estambul, cuya primera sesión acabó con la puesta en libertad con cargos de todos los acusados.

“En las últimas 24 horas hemos visto las maniobras de manos dobles del caprichoso sistema judicial turco. Mientras una otorga libertad, la otra la quita, basándose en acusaciones no menos infundadas”, denunció Shetty.

La Fiscalía acusa a Kiliç de haber usado en su teléfono móvil la aplicación de mensajería cifrada Bylock, supuestamente desarrollada especialmente para las comunicaciones entre miembros de la cofradía de Gülen, aunque era de libre acceso.

Tras el fallido golpe de julio de 2016, decenas de miles de personas han sido detenidas por tener Bylock en su móvil, aunque la propia Fiscalía ha estimado que el número de usuarios turcos puede alcanzar las 215.000 personas.

Kiliç ha rechazado rotundamente tener conocimiento de esta aplicación, y Amnistía Internacional ha encargado dos informes periciales independientes, que llegaron a la conclusión de que no hay rastro del programa en su teléfono móvil.

“La liberación de los ‘Diez de Estambul’ anoche restauró cierta fe en el sistema judicial turco. Hoy, esta fe ha vuelto a derrumbarse”, manifestó Shetty. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.