(Foto Dayrí Blanco)

Dayrí Blanco | @DayriBlacno07

El ruido ya no es el mismo. Ya no suena a producción dentro de la planta de la Corporación Inlaca. 64% de las líneas están paralizadas por falta de materia prima y repuestos para las maquinarias de la transnacional neozelandesa. El resultado es visible en los anaqueles donde cada vez hay menos presencia de los productos de la marca. La producción de leche está en picada.

Solo cinco de las 14 máquinas son con las que cuenta la empresa, ubicada en la Zona Industrial Municipal Sur de Valencia, están encendidas. Es una detención parcial que ha provocado que la manufactura haya caído en más de 70% al pasar de 10 millones 500 mil litros al mes a solo dos millones 800 mil.

El problema se derivó de la falta de asignación de divisas para la compra de materia prima importada. No hay cartones para la elaboración de las diferentes presentaciones de jugos, leche, bebidas achocolatada, chicha y yogur. Tampoco tienen en inventario pulpas de manzana y pera. “Todo eso depende de proveedores de Nueva Zelanda”, informó Rafael Cesareo, presidente del sindicato de la empresa.

En en almacén solo cuentan con envases plásticos para hacer el envasado. “Necesitamos Tetrapack y hace dos años que no nos llega”: La última vez que la transnacional recibió liquidación de divisas fue en mayo, cuando les otorgaron 150 mil dólares a través del sistema de subastas el Dicom, en el que han participado cuatro veces y solo en una lograron obtener recursos.

Esa situación, sumada a la carga inflacionaria, provocó que los precios de los productos aumentaran en varias oportunidades en menos de 30 días. “Anteriormente dos litros de leche líquida marca Zulia estaba en siete mil 550 bolívares, luego aumentó a 12 mil 900, después pasó a 16 mil 900 y ahora  el consumidor debe cancelar 18 mil 750”, detalló Fernando Carrillo, secretario general del sindicato.

Estos ajustes no se han visto reflejados en el salario del personal. “Ganamos cinco mil bolívares diarios y no se nos cumple con  beneficios como las dotaciones de  implementos de trabajo, y no nos pagan el bono de alimentación con los aumentos presidenciales”.

La nómina de más de 700 personas está preocupada. Les causa mucha incertidumbre la caída en la producción y el cese de operaciones en Venezuela de varias firmas como General Motors y Axalta. “No queremos que eso pase con nosotros, por eso pedimos al Gobierno la asignación de los dólares que se necesitan para reactivar las líneas de producción”.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.