COMPARTE

Un 30 de Marzo de 1853, llegó al mundo uno de los grandes maestros de la pintura, Vincent Van Gogh. Considerado por muchos como el máximo exponente del postimpresionismo, nació en Zundert, al sur de los Países Bajos, en el seno de una familia humide dedicada al pastoreo.

El joven Vincent fue siempre autodidacta y con un fuerte temperamento. Estudiante problemático, abandonó la escuela los 16 años para introducirse en el mundo que más le fascinaba, el de arte. Entro a trabajar en una compañía de comercio de arte de La Haya, tras su paso por Londres, París y Amsterdam, se instaló en Bruselas donde comenzó a dar sus primeros pasos serios como artista con respaldo incondicional de su hermano Theo, su gran valedor cuya muerte le sumió en una gran depresión

Van Gogh se quitó la vida en Francia en 1890. Sus 37 años de existencia estuvieron llenos de altibajos y capítulos turbios y oscuros, aunque eso no le impidió desarrollar su talento. Un arte que no le fue reconocido en vida, pero que sí le permitió pasar a la historia como uno de los pintores más afamados de todos los tiempos.

Sus obras

La noche estrellada
Retrato de Joseph Roulin realizado en 1889. Actualmente se encuentra en el Museum Boijmans Van Beuningen de Rotterdam, Holanda.

 

“La Habitación” – Mientras vivía en Arles, en 1888 a Van Gogh se le ocurrió pintar el lugar donde residía. Primero envió a su hermano Theo un boceto de la obra en la que estaba trabajando y después hizo lo mismo con su amigo Paul Gauguin.
“El sembrador ” – Pintado en 1888 se trata de uno de los paisajes más famosos del autor. Muestra un sembrador en pleno mes de junio trabajando en el campo con el trigo maduro al fondo. En él se puede observar ese trazo casi mágico de Van Gogh.
Autorretrato con halo – Entre 1887 y 1888, Vincent Van Gogh pintó este autorretrato con un pequeño halo puntillista alrededor de su figura, una técnica muy innovadora en la época.

 

“Puesta de Sol en Montmajour” – Este cuadro acaba de ser anunciado, tras dos años de investigación, como la última obra de Vincent Van Gogh descubierta hasta el momento. Fue pintado entre 1853 y 1890, misma época que el autor pintó sus cuadros florales más conocidos.
“Los Girasoles” – En realidad este es uno de los cuadros de una serie de tres lienzos donde se muestran otros dos jarrones con 12 y 15 girasoles respectivamente.