(Foto AFP)

Los esfuerzos por encontrar vida bajo los escombros de edificios de Ciudad de México destruidos por el sismo del martes, que deja 305 muertos, se retomaron este sábado tras un nuevo temblor de magnitud 6,1 que generó nerviosismo en la población.

El nuevo movimiento telúrico dejó dos mujeres muertas en la capital por infarto mientras otra mujer y un hombre también fallecieron en el sureño estado de Oaxaca, que fue duramente sacudido por el sismo del 7 se septiembre de 8,2, el más intenso en México en un siglo y que dejó 96 muertos.

Las calles de Ciudad de México fueron presas del pánico poco a antes de las 08h00 del sábado (13h00 GMT), cuando en altavoces resonó poderosamente la alerta que anticipa un sismo.

Gente en piyama, con el rostro cansado y tenso, salió despavorida. Padres abrazado a sus hijos, mujeres ancianas llorando, muchos cuidando a sus mascotas, sobre todo a los perros que resienten fuertemente la angustia en el ambiente.

El presidente Enrique Peña Nieto señaló en Twitter que las mayores afectaciones en Oaxaca son un puente que resultó dañado “que deberá reconstruirse” y estructuras con daños previos que colapsaron.

– Se reanuda el rescate –
Los trabajos de rescate en unos cinco puntos de edificios colapsados se suspendieron por momentos, los rescatistas salieron de los escombros al escuchar el alerta. En los alrededores se temía que las ruinas aplastaran a los valientes socorristas.

El sismo apenas fue perceptible en muchas zonas de la capital debido a que el epicentro fue a unos 700 km, al contrario del terremoto del pasado martes que se generó a unos 150 km y que no pudo ser alertado con los habituales 40 segundos en promedio por la cercanía.

Tras revisar que en los puntos rescate había garantías de seguridad, las labores se reanudaron con la esperanza de encontrar a personas vivas más allá de las 72 horas de sobrevivencia que los expertos dan a una persona atrapada entre escombros, aunque en el sismo de 8,1 de 1985, que dejó más de 10.000 muertos en Ciudad de México, la resistencia humana rompió expectativas,

En un derrumbe de oficinas en el céntrico sector Roma-Condesa las máquinas de remoción de escombros se encendieron nuevamente para retirar pesadas losas en una operación quirúrgica para acelerar el rescate, pero procurando no lesionar a los posibles sobrevivientes.

Los familiares de las personas atrapadas firmaron su acuerdo para que entraran las temidas máquinas luego de conversar con rescatistas de México, Estados Unidos e Israel.

– Fe –
“Vinimos a salvar vidas. Hay que tener fe y pensar que a lo mejor (las personas adentro) tenían algún lugar donde podían seguir recibiendo aire y así poder sobrevivir. Sabemos dónde está la gente, dónde tenían que estar, y allí estamos trabajando”, dijo a la AFP Karin Kvitca, rescatista israelí de 29 años.

Conforme pasan las horas, los familiares van mostrando mayores signos de cansancio y desesperación.

(Foto AFP)

Algunos rezan y lloran a sus seres queridos ante una virgen de yeso de medio metro y con un largo velo blanco que ha sido colocada atrás de una carpa instalada para  los familiares.

“Vamos a hacer una oración para poner en manos de nuestra virgen a todos los rescatistas y a nuestros hermanos que están ahí (entre los escombros)”, dice Elisa Montesinos, una catequista de 33 años. Algunos de los familiares se acercan para abrazarla entre lágrimas.

En redes sociales corren rumores de que la maquinaria pesada ya iniciaría la remoción de escombros, pero el gobierno federal y la alcaldía insisten en que se agotarán todos los esfuerzos por rescatar personas con vida.

Donde se ha utilizado maquinaria pesada es con autorización de familiares pero para agilizar los rescates.

En Tlalpan, en el extremo sur de la capital, en donde el viernes se presumía que había dos personas con vida, los rescatistas, entre ellos japoneses, volvieron a trabajar después del mediodía.

Protección Civil de la ciudad escribió en Twitter que hasta este sábado se habían rescatado a 69 personas de los inmuebles colapsados luego del temblor del martes.

El alcalde de la capital, Miguel Ángel Mancera, dijo a Televisa este sábado que se calcula que hay todavía unas “30 personas que pudiéramos encontrar en esta tarea de búsqueda y rescate”.

Hasta este sábado sumaban 305 muertos por el sismo del martes: 167 en Ciudad de México, 73 en el estado de Morelos, 45 en Puebla, 13 en Estado de México, 6 en Guerrero y uno en Oaxaca, según datos de Protección Civil federal.

Se han identificado a ocho extranjeros entre las víctimas del sismo: una panameña, un argentino, un español, un surcoreano y cuatro taiwanesas.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.