(Foto The New york Times)
COMPARTE

Venezuela, que hace una década aspiraba a ser el eje de una nueva alianza diplomática y comercial de izquierda en América Latina, se encuentra cada vez más aislada.

Recientemente las relaciones diplomáticas de Venezuela con Canadá y Brasil se han vuelto tensas, luego de una serie de enfrentamientos verbales originados por la decisión del gobierno venezolano de prohibir la participación de tres influyentes candidatos opositores en las elecciones presidenciales de 2018.

Mientras el presidente Nicolás Maduro es visto como un déspota entre los países de la región —que se ha desplazado políticamente hacia la derecha— Venezuela se vuelve más dependiente de Rusia y China. Con sus grandes reservas de petróleo es probable que sea una apuesta atractiva, a largo plazo, para Moscú y Pekín, que han buscado ejercer una mayor influencia en América Latina.

“Marginalizar a la cleptocracia venezolana es importante, pero el aislamiento total puede causar que la capacidad de los líderes regionales para moldear los eventos políticos en el terreno le sea cedida a actores que no son de la región”, dijo Juan Gonzalez, exfuncionario de la Casa Blanca y del Departamento de Estado durante el gobierno de Obama. “El creciente papel de Rusia es particularmente preocupante, dada su interferencia en las elecciones estadounidenses de 2016 y su aparente diseño para intervenir en la política regional”.

Las disputas con Canadá y Brasil ocurrieron mientras el gobierno venezolano criticaba a Todd D. Robinson, el nuevo encargado de asuntos diplomáticos de Washington en Caracas. Robinson, un funcionario de carrera del servicio exterior de Estados Unidos, y recientemente embajador en Guatemala, dijo en un video que “buscaría oportunidades para ayudar a devolverle la democracia y la prosperidad” a Venezuela.

El jueves pasado, Delcy Rodríguez, la presidenta de la Asamblea Nacional Constituyente, reprendió a Robinson diciendo que “llegó con mal pie a Venezuela”.

Durante el fin de semana, Rodríguez, quien también es exministra de Relaciones Exteriores de Venezuela, anunció que los principales diplomáticos de Canadá y Brasil habían sido designados personas no gratas. En el lenguaje diplomático, ese gesto típicamente indica que un enviado está siendo expulsado en protesta por alguna situación. El anuncio se produjo luego de que ambos países criticaran la decisión del gobierno de Maduro de evitar que los partidos opositores compitan en las elecciones del próximo año.

Rodríguez dijo que el diplomático canadiense, Craig Kowalik, estaba siendo castigado por su “permanente e insistente, grosera y vulgar intromisión en los asuntos internos de Venezuela”. En cuanto a la inclusión en la lista negra de Rui Pereira, el embajador de Brasil, Rodríguez citó como causa la destitución de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, quien fue remplazada por Michel Temer, un político que ha adoptado una línea más dura con Venezuela.

Canadá tomó medidas recíprocas el lunes, declarando que el principal diplomático venezolano en Ottawa sería expulsado.

“Canadá no se mantendrá al margen mientras el gobierno de Venezuela le roba a su gente sus derechos democráticos y humanos fundamentales, y les niega el acceso a la asistencia humanitaria básica”, dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores de Canadá en un comunicado.

Leer la nota completa aquí




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.