El Tribunal Supremo venezolano en el exilio ordenó este martes a la Fuerza Armada Nacional (FAN) de Venezuela que desconozca al régimen del presidente Nicolás Maduro y restablezca el orden constitucional y el Estado de derecho en la nación.

En una sentencia emitida por la Sala Constitucional del TSJ en el exilio se exige a jueces, fiscales, funcionarios policiales y militares que ejecuten acciones contundentes para frenar la injusticia, la arbitrariedad, el abuso y la conculcación de derechos cometidos por el régimen “inconstitucional” de Maduro.

El Tribunal Supremo legítimo, como se auto denomina este órgano judicial compuesto por jueces nombrados por el Parlamento (de mayoría opositora), llama a todos los ciudadanos y fuerzas públicas venezolanas a detener el régimen inconstitucional en poder de un Gobierno entregado a la ilegalidad y la fuerza, según el documento al que Efe tuvo acceso.

Apelando a los artículos 333 y 350, afirma que la Constitución venezolana consagra el derecho universal por el que los ciudadanos tendrán siempre el derecho a desconocer cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríe los valores, principios y garantías democráticas.

Un derecho que, prosigue el tribunal, ejerce el pueblo por medio de la resistencia civil para restablecer el imperio de la ley y rescatar los derechos humanos y constitucionales vulnerados.

Advierte finalmente en la sentencia que incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa todos aquellos militares o componentes de la FAN cuyos actos en el ejercicio del poder público menoscaben los derechos garantizados por esta Constitución, además de resultar nulos.

La sentencia se dictó en respuesta al Recurso de Interpretación del Artículo 350 interpuesto por varias organizaciones de militares retirados, entre ellas el Frente Institucional Militar (FIM), la Alianza Militar por Venezuela y la Fundación Orión.

La Sala Constitucional del TSJ en el exilio está integrada por su presidente, Miguel Ángel Martín, y los jueces Elenis del Valle Rodríguez, Coromoto Cioly Zambrano, Luis Manuel del Valle Marcano, Zuleima del Valle González y Gustavo José Sosa Izaguirre, con ponencia del magistrado Gabriel Ernesto Calleja.

El Parlamento venezolano, controlado por la oposición, designó en julio del año pasado a 33 magistrados para el Tribunal Supremo, con la idea de que reemplazaran a 33 jueces en ejercicio de esa instancia, al considerar que están al servicio del Gobierno y que en su nombramiento hubo graves irregularidades.

Ese Supremo que funciona en el exilio se autodenomina legítimo al considerar que el que funciona en Caracas fue nombrado sin que se cumplieran los requisitos constitucionales.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.