The Washington Post: En Venezuela, la pandemia resulta muy diferente para los que tienen y para los que no
Un trabajador de la salud palmea la espalda de un paciente con COVID-19 el mes pasado en la unidad de cuidados intensivos del hospital público Ana Francisca Pérez de León II en Caracas, Venezuela / Foto: The Associated Press, AP

El brote de coronavirus en Venezuela llenó casi todas las camas de hospital en la capital, dejando a la familia Fuentes en apuros cuando tres de sus miembros contrajeron casos agudos de COVID-19 prácticamente al mismo tiempo, por lo que debieron construir su propia sala médica dentro de su casa de cuatro dormitorios.

En toda América Latina, los que tienen y los que no tienen viven y mueren en dos pandemias radicalmente diferentes, una extensión natural de la desigualdad económica que viven diariamente 652 millones de personas desde el Río Grande hasta Tierra del Fuego.

En una de las regiones más desiguales del mundo, y entre las más afectadas por el coronavirus, quizás ningún país esté presenciando una brecha más grande que el “Paraíso de los trabajadores”: la Venezuela de Nicolás Maduro.

Los médicos aquí dicen que la necesidad de que los pacientes obtengan su atención de manera privada, o compren sus propios suministros médicos para usarlos en hospitales públicos básicos, está dejando un número incalculable de venezolanos pobres que mueren durante la pandemia.

Un ejemplo

Pero la familia Fuentes, con la ayuda económica de un miembro de la familia que ahora vive en Estados Unidos, pudo comprar tanques de oxígeno, goteros intravenosos, solución salina, agujas y otros suministros costosos, y luego contrataron enfermeras para brindar atención las 24 horas en el hogar.

Como otros latinoamericanos de clase media y alta, pagaban a los médicos para que hicieran visitas a domicilio. Incluso compraron remdesivir a través del floreciente mercado negro local de medicamentos para el coronavirus, a 140 dólares por dosis.

Después de un desembolso total de 20 mil dólares en tres semanas, una suma equivalente a mil 667 años de salario mínimo de Venezuela, dos familiares enfermos se han recuperado. Un tercero permanece conectado al oxígeno y bajo atención las 24 horas, y su condición mejora gradualmente.

“Si no tienes dinero, no tienes ninguna oportunidad”, dijo Belinda Fuentes, una instructora de fitness de 44 años en Nueva York que vació los ahorros de toda su vida para ayudar a sus padres y a su hermano mayor.

Para miles de personas en América Latina, donde el 1% más rico gana el 21% de los ingresos de la región, el doble del promedio en el mundo industrializado, la supervivencia en una pandemia que empeora se reduce a la economía.

“A veces, se trata solo del costo del oxígeno, del cual algunos servicios de salud no tienen suficiente”, dijo Ciro Ugarte, director de emergencias de salud de la Organización Panamericana de la Salud. “Las familias tienen que comprarlo y llevarlo a los hospitales. Si no tienen el dinero, en casos severos, su familiar probablemente morirá”.

Un país quebrado

En Venezuela, un estado socialista quebrado, el sistema de salud pública se ha debilitado tanto que sus ciudadanos soportan los costos de salud de bolsillo más altos de América Latina.

Los venezolanos cubren el 63 por ciento de sus gastos en salud en promedio, según datos de la OMS y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, casi el doble de la tasa de Chile y más de cuatro veces la de Argentina.

Los hospitales públicos están tan poco equipados y con fondos insuficientes que una encuesta encontró que el 92% de las máquinas de rayos X no funcionaban y el 68% de las instalaciones carecían de agua corriente constante. Los pacientes suministran habitualmente su propio oxígeno, agujas, antibióticos y solución salina.

Después de eludir lo peor de la pandemia el año pasado, Venezuela puso fin a los cierres estrictos en diciembre y ahora ha sido testigo de un aumento terrible.

Los datos oficiales del opaco gobierno autoritario del presidente Maduro muestran aproximadamente 183 mil infectados y mil 900 muertos. Pero esos números, dicen los médicos, no comienzan a captar el verdadero alcance del brote.

“Si se enfermó hoy, no tengo dónde ponerlo”, dijo Julio Castro, especialista en enfermedades infecciosas y asesor de la oposición venezolana sobre la respuesta al coronavirus. “Desde hace un año advertimos que las cosas podrían empeorar, y ahora está pasando lo peor”.

Escasez exacerbada

La pandemia ha exacerbado la escasez de suministros médicos y medicamentos, alimentando una proliferación de salas de chat de WhatsApp llenas de proveedores privados que ofrecen concentradores de oxígeno por 5 mil dólares y tanques de oxígeno por 500.

Esas son sumas accesibles solo para la clase media pequeña y en desaparición y las élites ricas, lo que deja a miles de venezolanos en la necesidad de recurrir a las redes sociales o los sitios GoFundMe.

The Washington Post: En Venezuela, la pandemia resulta muy diferente para los que tienen y para los que no
La gente espera para recargar los tanques de oxígeno vacíos para los miembros de la familia con COVID-19 este mes en Caracas / Foto: The Associated Press, AP

En lo que alguna vez fue la nación más rica per cápita de América del Sur, años de corrupción y mala gestión y la caída de los precios del petróleo han alimentado una desigualdad más profunda.

La mayoria en la miseria

Los ricos y los “enchufados” compran alimentos importados y autos lujosos y pertenecen a elegantes clubes de campo. Los extremadamente pobres, el 79,3% de la nación, según una encuesta de la Universidad Católica Andrés Bello en Caracas, viven en la miseria, a menudo en barrios marginales violentos, y carecen de alimentos adecuados. Muchos han perdido peso con lo que algunos llaman “la dieta Maduro”.

Venezuela ha obtenido muy pocas dosis de vacunas y las ha reservado para los socorristas y los ancianos. Aún así, algunas élites han logrado acceder a ellos. Un venezolano adinerado dijo que había obtenido la vacuna rusa Sputnik V a través de un contacto local personal.

El hombre, que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias del gobierno, dijo que había comprado vacunas para él y varios miembros del personal del Hospital Domingo Luciani en Caracas a 200 dólares la dosis.

“Si tiene el dinero para pagar, puede hablar con la enfermera en el piso y obtener lo que necesita”, dijo.

Costo fatal

Para los venezolanos más pobres, mientras tanto, el costo de la pandemia es fatalmente alto.

Marilin Mijares contrajo los síntomas del COVID-19 de tos, agotamiento y dificultad para respirar hace dos semanas. Su hija Marialber Cabrera, una mujer de 35 años que revende productos usados ​​en el estado norteño de Aragua, dijo que suplicó al personal de dos hospitales públicos que la admitieran.

“Ambos estaban a plena capacidad”, dijo Cabrera. “No había lugar”.

Incluso si una cama quedaba gratis, le dijeron, la familia tendría que proporcionar los suministros: guantes médicos (15 dólares la caja), máscaras (10 la caja), un tanque de oxígeno (100 dólares) y recargas (50 cada una). ). Para el padre de Cabrera, un guardia de seguridad que gana 6 dólares al mes, el costo resultó inimaginablemente alto.

La abuela de Cabrera había contraído el virus y se recuperó, por lo que comenzaron un tratamiento similar para su madre en casa: una combinación de vitaminas e ibuprofeno comprados con donaciones de vecinos y familiares.

Pero los síntomas de su madre empeoraron. Cuando su respiración se volvió extremadamente dificultosa, Cabrera comenzó a suplicar a los proveedores privados.

“No hay nada que podamos hacer…”

“Les dije por teléfono que no teníamos dinero y que mi mamá realmente necesitaba oxígeno”, dijo con la voz quebrada. “Simplemente dijeron: ‘No hay nada que podamos hacer por usted si no puede pagar'”.

Su familia comenzó una sombría vigilia, tratando de consolar a su madre mientras su condición se deterioraba.

“La última vez que la vi, me pidió que le diera una ducha”, dijo Cabrera. “Ella me dijo que me amaba y que su amor era incondicional y para siempre”.

A la mañana siguiente, Cabrera estaba en la fila de un hospital público intentando arreglar una cita de radiografía para su madre cuando su padre llamó. Mijares había comenzado a “asfixiarse”.

“Mi papá estaba llorando y decía que no podía respirar”, dijo Cabrera. “Mis vecinos ayudaron a mi padre a subirla a un coche. Ella murió allí. No podía respirar. Si hubiera tenido oxígeno, mi madre todavía estaría viva. Lo que estamos viviendo es horrible”, dijo.

Ahora, tanto ella como su padre han contraído síntomas. “Todo está en manos de Dios ahora”, expresó.

Con información de The Washington Post.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.