COMPARTE

El periodista de BBC
Mundo
, Juan Paullier, corresponsal de la misma cadena en Caracas entre 2011
y 2012, estuvo de nuevo en la capital Venezuela y se dedicó enteramente a ver
Venezolana de Televisión durante una semana. Este
es su relato
, íntegro, de lo que vio en la pantalla del canal de todos los
venezolanos:

La crisis en Venezuela es imposible de esconder. Las colas
para conseguir alimentos, la escasez de medicamentos, los cortes de luz, el
problema del acceso al agua y la inflación galopante son evidentes.

Pero si uno llega al país y mira la televisión estatal la
historia parece otra.

En el canal emblema del gobierno, Venezolana de Televisión (VTV), es casi imposible escuchar a alguien
admitir que los venezolanos no la están pasando bien
.

Y en las ocasiones en que lo hacen, los responsables de los
diferentes males, de acuerdo al léxico oficialista, son el imperio, la
oposición fascista, los empresarios apátridas, el mercado capitalista o el
fenómeno de El Niño.

Eso no es nuevo.

En 2011 y parte de 2012 fui corresponsal de BBC Mundo en
Venezuela y ahora volví por unos días a Caracas.

En aquel entonces el control remoto de mi televisor era casi
un adorno. Aunque debo reconocer que a veces era una práctica tortuosa, estar
constantemente pendiente de VTV era una obligación ineludible para cualquier
periodista extranjero que quería conocer la visión del gobierno, que -como
ahora- era bastante reacio a conceder entrevistas.

Hugo Chávez, excelso orador, dueño de un carisma inigualable
y comunicador por antonomasia de la Revolución Bolivariana, gobernaba al aire,
en vivo y por VTV. El canal 8 no se podía cambiar.

Con esa experiencia a cuestas, en mi estancia reciente me
propuse ver cómo el canal está contando lo que ocurre en el país.

Hacerlo, como lo hice durante varios días hace un par de
semanas, equivalió a amanecer escuchando
hablar de “escasez inducida” y de “guerra no convencional”,

pasar la tarde viendo cómo hay una conspiración de la derecha internacional
contra el país e irse a dormir con el discurso de que se quiere forzar una
intervención extranjera en Venezuela.

 

CHÁVEZ PRESENTE

Una de las cosas que más me llamó la atención es ver cómo Chávez sigue en pantalla.

Los domingos por la
mañana repiten episodios de su programa emblema, Aló, presidente
, ese
ejercicio semanal de egolatría televisiva que tan bien se le daba a Chávez y lo
podía tener ocho horas hablando a cámara entreteniendo a sus seguidores y
arruinándole el fin de semana a quienes lo criticaban.

Esta vez me tocó mirar un compendio del 6 de agosto de 2009
donde menciona la Biblia, recuerda a Mao, narra una conversación telefónica con
Fidel, dice que la Revolución solucionó la alimentación para el pueblo, hace
chistes, habla de arepas, de carne mechada, se frota las manos, mira al cielo y
genera risas en el público. Chávez.

El expresidente también aparece en el programa Zurda
Konducta, uno de los más ácidos en un canal donde la aspereza, la virulencia y
la mordacidad, que vale aclarar no son patrimonio exclusivo del chavismo, son
moneda corriente.

Mientras lo miro una noche, los conductores hablan del
“asesinato” de Chávez a manos de Estados Unidos y de la estrategia de
la oposición y los empresarios para “matar al pueblo de hambre” y
forzar una “invasión” extranjera.

 

PROPAGANDA

En la semana en que avanzaba el proceso para realizar un
referendo revocatorio con el que la oposición intenta sacar a Nicolás Maduro de
la Presidencia y cientos de miles salían a las calles para autentificar sus
firmas, VTV casi no se dio por aludido,
salvo acaso para preguntarle a un par si habían sido testigos de algún
incidente
.

Que el canal estatal minimice a la oposición y sea el
principal vocero, órgano de propaganda y defensor del gobierno no es único de
Venezuela, pero acá las cosas parecen haberse llevado al extremo.

Ya en mi época el discurso de la cadena pasaba por esconder
problemas, encontrar culpables, atacar al que piensa distinto y cargar todo de
un tinte político-ideológico.

En aquel entonces en el supermercado al que iba era difícil
a veces conseguir azúcar, café o papel higiénico. Ahora en ese mismo local vi
cientos de personas cada día haciendo cola para comprar comida.

El modelo económico ya daba muestras de agotamiento, las
regulaciones a los precios de ciertos productos empezaba a generar
desabastecimiento y Chávez le daba pelea al cáncer que le terminaría quitando
la vida hace más de tres años.

La situación se agravó. Las
distintas facetas de la crisis están en las calles a la vista de todos. Pero el
discurso oficial no ha variado
.

Lo que vi en VTV fue
una repetitiva programación al servicio de sostener una lógica maniquea entre
un gobierno bueno y una oposición mala.
Y la continua ejecución de una
retórica destinada a separar cada vez más el nosotros del ellos.

Así desde el comienzo del día hasta el fin de la jornada van
pasando presentadores, comunicadores, analistas, panelistas, funcionarios, y
hasta periodistas, dedicados a explicar al pueblo cómo la Revolución
Bolivariana avanza en medio de los ataques de la derecha.

Era así en 2011. Es así en 2016.

 

“EL CANAL DE
TODOS LOS VENEZOLANOS”

Una de las figuras más prominentes del chavismo, Diosdado
Cabello, tiene su propio programa (Con el mazo dando), los miércoles en la
noche.

Cuando lo vi desestimaba al aire los saqueos en Cumaná -a
mediados de junio- como algo organizado por la oposición.

“Hambre se
pasaba aquí en la Cuarta República, ahorita lo que hay es una situación que
nuestro pueblo entiende perfectamente”, explicaba.

El presidente de la cadena, Jordán Rodríguez, también tiene
su programa (En dos y tres) en el canal que según su eslogan es de “todos
los venezolanos”.

Una tarde tildaba de “organización terrorista” al
partido político Voluntad Popular, cuyo líder Leopoldo López está encarcelado,
y decía que en el país hay un
“desabastecimiento programado, planificado e impulsado por los grandes
monopolios”.

En VTV no se menciona
el hambre
, pero sí las medidas que el gobierno toma sin referirse al
problema y a los que considera responsables de esa situación que no se nombra
ni se termina de admitir.

Por ejemplo, dedican
un programa a los Comité Local de Abastecimiento y Producción (CLAP),

lanzados en abril y que prometen ser la solución del gobierno a la escasez de
alimentos.

Tres panelistas —funcionarios de distintas dependencias—
hablan de sus beneficios y el presentador lanza el hashtag Escasez planificada
y pide que la gente lo use.

Y luego: imágenes de una vivienda en Caracas, una señora
recibe una bolsa con comida de manos de un funcionario, la señora sonríe,
agradece, el funcionario besa al niño que la mujer tiene en brazos, la señora
sonríe.

 

 

IDEOLOGÍA

Mirar VTV puede ser
cansador porque se ideologiza hasta un álbum de estampas
. Una mañana en uno
de los programas informativos dedican varios minutos al lanzamiento por parte
del gobierno de uno sobre lugares turísticos del país.

“Es una alternativa”, comenta el conductor,
“para tantas banalidades que forman parte de la transculturización o de
eventos deportivos que no son de nuestro país”.

A cuántos les
convence un mensaje de la televisión oficial tan cargado de política e
ideología
, no lo tengo claro.

Sí parece patente que mirando VTV a uno no lo pueden culpar
de pensar que está en otro lugar. Una
Venezuela donde por televisión la crisis no se ve.

MINIANUNCIOS VIP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.