COMPARTE

Por lo general, se considera que el hogar es el sitio más seguro para nuestros niños. Pero, ocurre que el 90 por ciento de los accidentes de niños en casa, son prevenibles. Y ocurren por la falta de precaución por parte de los padres y estas eventualidades hasta pueden ser discapacitantes, sobre todo de niños en edades preescolares, entre 2 a 6 años de edad, cuando necesitan más supervisión.

La doctora Laymel Nuñez, médico pediatra y especialista en adolescentes, explicó en el programa Por Tu Salud, que se transmite por El Carabobeño Radio, de lunes a viernes de 11:30am. a 12:30pm., que los varones son los que suelen verse perjudicados en las vacaciones.

El primer accidente más frecuente son los golpes (el traumatismo craneoencefálico). Lo primero que hay que ver si pierde la conciencia, y si es así llevarlo de inmediato al médico, para las evaluaciones correspondientes. Pero, si no lo presenta sino que vomitó, se puede considerar normal, pero si lo hace más de cinco veces ya es algo grave. Es un signo de alarma grave, por lo que igual llevarlo rápido al centro de salud más inmediato. Igual proceder si de pronto al caminar se bambolea de lado.

Hay quienes suelen decir que no “lo dejen dormir”, es un mito, señaló la doctora Nuñez. Es una reacción propia de un niño que se ha caído que lo más probable por el impacto y estrés tiende a dormirse. Lo mismo le pasará cuando esté con el médico e igual lo dejarán que se duerma, porque no ocurrirá nada malo.

En estos casos, hay que revisar la cabeza para revisar si tiene alguna protuberancia y darle acetominofén si dice sentir mucho dolor. Y si tuvo una herida y está sangrando. Lo primero a realizar es comprimir con tela para hacer presión sobre la herida y cubrir con una gasa, mientras se llega al centro médico. Nada de mezclas naturales como clara de huevo, borras de café ni mantequilla ni otros inventos de ingüentos que pueden desencadenar alguna infección en la zona. Sólo lavar con agua y jabón.

Pero, si no tuvo heridas ni protuberancias, pero cojea o no camina bien, lo más probable que haya tenido alguna fractura o eshince. Hay que inmovizarlo, con dos maderitas se puede hacer un cabestrillo para estabilizar el hueso a que no se siga desplazando, mientras lo vea el médico. Si es fractura, la zona tenderá a “ponerse morada”, si es en la mano no la deja caer y por esa razón debe colocarse un cabestrillo para llevarlo enseguida a una emergencia.

Otro de los accidentes muy frecuente es la toma de detergentes o desinfectantes, los cuales deberán guardarse en lugares altos y cerrados, en envases oscuros. Pero, si sucede no inducir el vómito. Porque cuando se induce el químico que pasó por la garganta regresa por las vías respiratorias superiores y se pueden irritar. La medida a seguir es ir de una vez al médico.

Y si lo que pasó es que inhaló el químico, tendrá una bronquiolitis, por lo que deberá quedarse recluído para que sea evaluado a profundidad para su lavado. Igual, sucederá si fue que tomó medicamentos. La mayoría de los niños se les hace un lavado gástrico, el cual se le hace en las cuatro primeras horas. Si pasó este tiempo, ya no se podrá realizar este exámen.

El tragarse “baterías” también es otra de las eventualidades más presentes en los niños, altamente tóxico, como igual monedas. Hay que evitar extraerlas, al menos que se vean a simple vista. Y las quemaduras se suman a las situaciones más críticas que se registran en estas temporadas vacacionales.

Recomendó la pediatra que en la cocina hay que ser precavidos. Es preferible utilizar las hornillas traseras, que son las de menor alcance para los niños. Y lo otro a tomar en cuenta las planchas, no dejar el cable accesible, no dejar velas encendidas, colocar tapas en los tomacorrientes y no cargar niños mientras se cocina, porque las probabilidades de un accidente es alta.

Y si el niño se quema, lo ideal es arroparlo rodándolo y quitarle los accesorios y la ropa, pero si la vestimenta está adherida al cuerpo dejarla así, es preferible dejarle eso al médico. Es preferible llevarlo a la emergencia, por muy pequeña sea la herida por quemadura.

Pero, si se está en la playa y el niño es lesionado por una medusa, hacer un cataplasma con adobo y vinagre o con polvo de hornear y la colocamos por el sitio en que el “aguamala o medusa” pasó y con una paleta vaya sacando las “puyitas” de la medusa, después echarle agua de mar para eliminar la sensación de quemadura.

Si se trata de una picada de avispa, proceder a quitar el aguijón del cuerpo y si hay mucho dolor colocar un medicamento en crema que tenga esteroides. Igual cuando hay mordedura de serpiente, no succionar ni hacer torniquetes, porque se expone a la proliferación de infecciones. En caso de que se pueda agarrar la serpiente, es lo ideal para que el médico evalúe su protocolo a seguir.

Igual con las mordidas de los escorpiones, estas seres contienen una sustancia altamente tóxica, por lo que hay que saber que parte de este animal picó al niño.

También, la doctora Nuñez alertó sobre las bebidas en base a ciertas plantas medicinales, como la manzanilla, menta o de pasotes, que dadas a los niños de manera frecuente resultan tóxicas, porque como tienen unos riñones muy inmaduros pueden causarle una insuficiencia renal, en el peor de los casos o en el mejor alteración del equilibrio del ácido base.

Informarnos de las medidas preventivas y tener ideas de que se tratan los primeros auxilios, es tarea de los padres, como también realizar cursos o talleres relativos, hasta ver tutoriales en internet, sobre los cuidados en casa para atención de los niños.

Que los niños no jueguen solos; siempre supervisar las áreas de juego. Estar atentos a la colocación de la toxoide tetánica en los jovencitos para que estén protegidos en casos de cortaduras contra el tétano. Es recomendable no dejar solos los niños en casa, así sean grandes, porque ellos no saben medir los riesgos.

En estas vacaciones aumentan también los abusos sexuales y los ciberbulliyng, por lo que los padres deben estar atentos, sobre todo cuando los niños refieran no querer quedarse en ciertos lugares así sea de familiares. Es una señal de que algo de allí le molesta.

Es preferible, si no van a viajar porque tienen que trabajar, inscribir a los niños en planes vacacionales de costo asequible y que están regulados por el Ministerio de Educación, que son seguros y confiables.

Pueden seguir otras recomendaciones a través de nuestra página web www.el-carabobeno.com o por nuestro canal youtube colocando Por Tu Salud, conducido por Ana Isabel Laguna, como también por las redes sociales de la doctora Laymel Nuñez: @preguntasalpediatra, en instagram y en facebook, y en twitter @preguntasalp.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.