Bogdan Bogdanovic (der) fue un coloso a la ofensiva para ayudar en el triunfo del equipo Resto del Mundo./Foto: AFP

El serbio Bogdan Bogdanovic y sus compañeros del resto del mundo cosieron a triples (23/56) a la plantilla estadounidense por 124-155 en el encuentro de las denominadas “Rising Stars”, un espectáculo repleto de mates pero sin intensidad alguna que se efectuó como parte del All Star Weekend de la NBA.

El jugador de los Sacramento Kings fue designado mejor jugador del encuentro con 26 puntos (7/10 en triples) y 6 asistencias en 22 minutos.

“Gracias a los fans y a los Kings por darme la oportunidad de jugar en la NBA. Esta es una Liga muy competitiva y disfrutar hoy aquí es todo lo que uno puede pedir”, indicó el MVP tras recoger el premio de manos de Chris Webber, exmiembro de la franquicia californiana.

En su equipo también destacó su compañero en los Kings Buddy Hield con 29 tantos.

Llovieron los alley-oops y los triples ante unas defensas prácticamente inexistentes, como suele ser habitual en este tipo de duelos. Aún así, fue notable la entrega de hombres como Jaylen Brown, máximo artillero con 35 puntos, y Kyle Kuzma, con 20 tantos.

El equipo de EEUU lució un uniforme inspirado en el de los Minneapolis Lakers, mientras que el Team World apostó por uno homenaje a los Buffalo Braves (la sede original de la franquicia de los Clippers antes de desplazarse a San Diego y, finalmente, a Los Ángeles).

Los locales Kuzma y Brandon Ingram (también Lonzo Ball, que llegó a calentar con el equipo) fueron los más ovacionados en las presentaciones y acudieron con la mejor de sus sonrisas a pesar de que no hacía ni 24 horas que habían disputado un partido de temporada regular frente a los Minnesota Timberwolves.

El dominio del equipo foráneo, con un baloncesto práctico y de circulación de balón, se percibió desde los primeros instantes (2-8), si bien los estadounidenses apostaron más por el espectáculo con acciones brillantes como el mate tras pase a tablero de Donovan Mitchell.

Emocionante fue la entrada en juego de Domantas Sabonis, más de dos décadas después de que su padre, el pívot lituano Arvydas Sabonis, participara en el mismo encuentro. Con su aportación y el tremendo 4/4 en triples de Bogdanovic, los foráneos pisaron el acelerador para irse con 78-59 al descanso.

En ese momento entró en escena Jaden Smith, hijo del actor Will Smith, y con su música rap el parqué del Staples Center se reconvirtió en pista de baile improvisada para la ocasión.

En el tercer cuarto la acción más destacada llegó de la mano de Joel Embiid, que provocó grandes aplausos con una penetración iniciada desde más allá del triple y a la que añadió un ágil reverso antes de acabar la acción con un mate lateral.

Los estadounidenses trataron de aumentar la intensidad ligeramente, pero tras una acción que acabó con Jamal Murray en el suelo tras ser frenado en seco por John Collins, decidieron dejarlo para otra ocasión.

Eso sí, Kuzma anotó 11 puntos en los dos primeros minutos del último periodo, aunque para entonces la brecha era tan abultada (88-118) que las defensas fueron sustituidas directamente por pasillos hacia el aro.

Tanto fue así que el partido acabó siendo un concurso de mates en el que EEUU falló los últimos dos intentos completamente solos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.