Un juez de Filadelfia recibió un correo electrónico para informarle que el caso de un joven indocumentado que estaba procesando, le había sido reasignado a otra corte para que finalmente lo cerrara y ordenara su deportación.

La decisión, tomada por el Departamento de Justicia (DoJ), forma parte de una política de mayor presión para que los jueces migratorios de Estados Unidos decidan sobre los procesos a su cargo con más celeridad.

El sindicato de estos magistrados, la NAIJ, presentó el 8 de agosto una nota de reclamo ante la Oficina Ejecutiva de Revisión Migratoria (EOIR), que depende del DoJ, por lo que considera una “violación a la autoridad” de su posición en la corte.

“El meollo de ser juez pasa por su habilidad de tomar decisiones sin que intervengan factores externos que traten de influir su decisión”, dijo a la AFP la presidenta de la NAIJ, Ashley Tabaddor, que despacha en Los Ángeles y afirma tiene “una mira en el cuello”.

La justicia migratoria en Estados Unidos no depende del poder Judicial, sino del Ejecutivo. Son cortes administrativas y los jueces son nombrados por el fiscal general, que es la cabeza del DoJ. AFP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.