COMPARTE

AFP

Las distorsiones económicas de Venezuela y la falta de
control alientan el contrabando y sus derivas violentas en la frontera con
Colombia
, señalaron analistas un día después de que el gobierno de Nicolás
Maduro ordenara el cierre indefinido de un sector del paso binacional.

“La responsabilidad directa es del gobierno
(venezolano), que tiene un modelo de control tanto de cambio como de precios
que genera los estímulos” para el contrabando, dijo a la AFP el economista
Luis Vicente León, director de la encuestadora Datanálisis.

Maduro ordenó el viernes el cierre indefinido de un tramo de
la frontera en el estado de Táchira (oeste) y declaró el estado de excepción en
cinco municipios de la zona, tras un ataque a bala cometido el pasado miércoles
por desconocidos que hirió a tres militares y un civil venezolanos, en un país
considerado el segundo más violento del mundo según la ONU.

Los agentes realizaban una operación de inteligencia contra
contrabandistas a los que Maduro vincula con paramilitares que según él buscan
desestabilizarlo en alianza con la oposición de derecha. 

La clausura del corredor fue declarada inicialmente por 72
horas y debía concluir este domingo.

León indicó que la fijación de “precios
solidarios” por parte del gobierno venezolano genera un diferencial enorme
que anima a cientos de personas a cruzar diariamente la frontera para comprar
gasolina -la más barata del mundo- y otros productos altamente subsidiados que
luego revenden en Colombia.

“Una gandola (tráiler) de gasolina llena cuesta menos
de siete dólares en Venezuela y se vende en 25.000 dólares en Cúcuta
(Colombia). Es mucho más rentable que el narcotráfico”, afirmó el
analista.

Además, el desplome de los precios del petróleo (esta semana
cayó a 39,6 dólares por barril) ha generado una sequía de divisas en Venezuela,
que obtiene 96% de sus dólares del crudo y muy dependiente de las
importaciones.

Ello, junto al contrabando que se desarrolla tanto por
caminos ilegales como por la frontera muchos veces ante la pasividad de las
fuerzas de seguridad, ha originado una escasez de dos tercios de los productos
básicos en un contexto de expansión de la liquidez monetaria y alta inflación
(68% en 2014, último dato oficial).

León no descarta que la delincuencia organizada esté
implicada en el lucrativo negocio del trasiego de mercancías -como ocurre con
el nexo entre las guerrillas colombianas y el narcotráfico-, pero insiste en
que no es la raíz del problema.  

De fondo también está la falta de control y cooperación
entre las autoridades de ambos países, señaló a la AFP el analista Carlos
Romero.

“La separación operativa entre ambos gobiernos le ha
dado la oportunidad al crimen organizado de ir y venir de un país a otro”,
dijo Romero, indicando que esto ha dado paso a una “degeneración de la
violencia” en la zona limítrofe.

El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, declaró este
sábado que “si es por cuestiones de seguridad, la respuesta no debería ser
cerrar la frontera”, sino una colaboración “más eficaz” entre
ambas naciones.

Medidas dañinas

Para Romero, en lugar de una “concertación con
Colombia” Maduro se apresuró a tomar medidas que estima
“dañinas”, pues estigmatizan a los colombianos y pueden derivar en
abusos, ya que el estado de excepción “significa la suspensión de
garantías constitucionales”.

“Conociendo cómo está la frontera, cómo está de
corrupta la policía y la fuerza armada, y cómo estamos en Venezuela, con una
gran indefensión frente al Estado y una perenne violación del estado de
derecho, esto en nada contribuye a la paz y a la democracia”, sostuvo.

Romero considera que la reunión que sostendrán el próximo
miércoles las cancilleres Delcy Rodríguez (Venezuela) y María Angela Holguín
(Colombia), así como una eventual cita entre Maduro y su homólogo Juan Manuel
Santos, pueden ayudar a generar un “marco de cooperación”.

Los analistas también opinan que Maduro aprovechará esta
coyuntura para enfriar la situación interna de cara a las elecciones
legislativas del 6 de diciembre, en las que el chavismo podría perder la
mayoría por primera vez, según encuestas. 

“Estas medidas caen como anillo al dedo en momentos de
una campaña electoral, como un distractor importante”, aseguró León.

“La situación venezolana está recalentada y el
presidente Maduro se pasea por varios temas que le permitan equilibrarla. Vimos
cómo le sacó provecho al tema de la relación con Estados Unidos, luego al de
Guyana (por un diferendo marítimo) y ahora le tocó a Colombia”, apuntó a
su vez Romero.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.