COMPARTE

EFE

 

El presidente de Guyana, David Granger, dijo en Washington
(EE.UU.) que la disputa fronteriza que su país mantiene con Venezuela por las
aguas de la costa de Esequibo, supone una “amenaza” para la
supervivencia de su nación por parte de un país más grande.

Granger pronunció el discurso de graduación del centro
William J. Perry para Estudios de Defensa Hemisféricos de la capital
estadounidense, que centró en los retos que los estados pequeños deben afrontar
y puso como ejemplo el caso de Guyana.

“Guyana en estos momentos está enfrentándose a una
amenaza a su supervivencia por parte de un estado más grande”, indicó el
presidente guyanés en referencia a su vecina Venezuela.

“Hay varios asuntos en juego: el derecho soberano de un
país a explotar sus propios recursos; el principio de llegar a acuerdos
pacíficos en disputas; el evitar el uso de la fuerza, las amenazas y la
intimidación; la inviolabilidad de los acuerdos internacionales y el respeto a
la ley internacional”, indicó.

Granger aseguró que, “a menos que los (estados)
pequeños y débiles estén seguros, los grandes y fuertes también sufrirán”
y pidió mecanismos regionales e internacionales que incluyan a estados medianos
y grandes y fomenten el respeto a la soberanía de los estados pequeños.

“El Caribe necesita un sistema de seguridad colectivo
para hacer frente a las nuevas amenazas”, apuntó el presidente guyanés.

Por su parte, el presidente venezolano, Nicolás Maduro,
comparó hoy a Granger con el expresidente de Colombia Álvaro Uribe (2002-2010)
y aseguró que ambos se asemejan en sus estrategias de “provocación”
contra su país y, para afrontarlas, pidió apoyo de los Gobiernos de la región.

“Este señor David Granger está jugando a un papel,
similar, igual, al que jugó Álvaro Uribe Vélez cuando intentó montar las siete
bases militares en Colombia apuntando a Venezuela, provocando a
Venezuela”, dijo Maduro al referirse al plan no concretado de instalación
de bases estadounidenses en territorio colombiano en 2009.

“Yo digo, este David Granger es el Uribe de la derecha
guyanesa, su papel es provocar a Venezuela, su papel es desconocer el derecho
internacional, su papel es buscar fricciones e intrigas en América Latina, en la
Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), en la Unasur (Unión
de Naciones Suramericanas), en Petrocaribe”, dijo.

Añadió que con la fuerza que tiene Unasur, la Celac y otros
mecanismos regionales, se debe buscar la vía del diálogo para “desmontar,
neutralizar y acabar la provocación” del actual presidente de Guyana
contra Venezuela, “que es contra América Latina y el Caribe”.

Dijo, además, que veía con recelo la visita de Granger a
Washington y adelantó que en los próximos días, activará “un conjunto de
acciones en el campo diplomático internacional” dentro del Acuerdo de
Ginebra.

La disputa entre Venezuela y Guyana por las aguas de la
costa de Esequibo lleva más de un siglo e incluye también la reclamación de
soberanía sobre este territorio de 160.000 kilómetros cuadrados rico en
recursos naturales.

El diferendo se ha agudizado después de que en mayo Exxon
Mobil descubrió un yacimiento petrolífero en aguas que supuestamente están en
la zona del litigio.

La disputa se remonta a la época en que Guyana era colonia
británica y está bajo mediación constante de Naciones Unidas desde la firma del
Acuerdo de Ginebra en 1966 por ambos Estados. 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.