COMPARTE


En cinco de las fosas se encontraron restos. (Foto EFE)

EFE

Un grupo de autodefensas del estado mexicano de Guerrero que busca a los 43 estudiantes desaparecidos en Iguala, encontró otras seis fosas clandestinas con restos humanos en un paraje denominado Monte Hored, informó este viernes a Efe una fuente de esa organización.

El portavoz de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG), el abogado Manuel Vázquez Quintero, explicó a Efe que en cinco de las fosas se encontraron restos humanos, mientras que la sexta, “era nueva y se veía estaba lista para usarse”.

“Gracias a la información de inteligencia comunitaria, la colaboración y participación de la ciudadanía de ese lugar y nosotros, incluyendo autoridades municipales, todos, acudimos a esa zona pues vecinos de ahí dijeron que habían escuchado ruidos por esa parte”, dijo vía telefónica.

Vázquez comentó que en esa zona, que se ubica a un kilómetro y medio del sitio donde se encontraron otras cuatro fosas el pasado 16 de octubre, es un área boscosa por lo que tardaron en localizarla unas cuatro horas.

“Se encontró cabello, restos humanos aún con carne ya despegada, mientras que en sus alrededores hallamos ropa con sangre, uniformes como de escuela de secundaria, zapatos, cobijas y hasta botellas vacías de cerveza”, dijo, al aclarar que todos los indicios fueron dados a conocer a las autoridades federales y a la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

Monte Hored es una zona al norte de Iguala y es una de las más inseguras del municipio de Iguala, según sus pobladores. El representante de la UPOEG afirmó que ellos se solidarizan con las familias y pobladores de Iguala y por eso están aquí para ayudar, pero aclaró que también buscan animarlos a perder el miedo y que todos juntos busquen la paz y tranquilidad que debe de haber.

Sobre la renuncia de Ángel Aguirre al Gobierno de Guerrero, Vázquez se reservó su opinión, aunque pidió que “la autoridad haga su trabajo como debe de ser y coordine con el pueblo a favor del estado”. Este jueves Aguirre anunció su separación del cargo para “favorecer a un clima político” que permita resolver la emergencia que estalló hace casi un mes.

Su salida del poder era una de las principales demandas de los familiares de los 43 alumnos de la Escuela Normal (dedicada a la formación de maestros) de Ayotzinapa y de sus compañeros, que han protagonizado numerosas protestas para exigir el regreso a casa de los jóvenes.

La noche del 26 de septiembre los policías de Iguala y del vecino municipio de Cocula atacaron a tiros a estudiantes de la escuela Normal de Ayotzinapa por órdenes del entonces alcalde de Iguala, José Luis Abarca, y causaron la muerte de seis personas y heridas a 25 más.

Además detuvieron a 43 estudiantes, los cuales fueron entregados a miembros del grupo criminal Guerreros Unidos, quienes se encargaron de desaparecer a los estudiantes.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.