COMPARTE

Andrea Cristina Hernández || [email protected]

250 mil personas sin agua en
Puerto Cabello. Afectadas por el período de sequía, fueron suspendidas
actividades escolares y administrativas. Solo se reciben 80 mil litros por
segundo de los 800 mil que se surten en condiciones normales. Ya lo advertía el
alcalde Rafael Lacava, la jurisdicción se estaba quedando sin agua. Aprobar un
plan de emergencia era necesario (Mayo, 2015). En el municipio Libertador, 4 meses
sin el vital líquido fue motivo para que habitantes de 6 comunidades trancaran
la Autopista Sur (8 de junio, 2015). Hacía falta un plan para el manejo del
recurso.

Pero no. La Ley de Aguas 2007
prevé la actualización del Plan Nacional de Aprovechamiento de los Recursos
Hidráulicos de 1970, debido a que las estrategias para decidir las fuentes del
agua requerida en los centros de demanda, estaban diseñadas hasta el año 2000.
“Correspondía hacer una nueva revisión hasta el 2050”, indica el ingeniero con postgrado
en Aprovechamiento de Recursos Hidráulicos, Ingeniería, Planificación y
Ciencias Ambientales, Eduardo Buroz. Similar situación atraviesan los
acueductos del país. “A mediados de los años 80 se examinaron, es necesario
evaluarlos nuevamente”.

El anuncio inevitable: Finales de
septiembre  marcará el inicio de la
emergencia en el litoral carabobeño por falta de recursos, afirmó José Parada
del Instituto Municipal para la Protección del Medio Ambiente (6 de julio,
2015). “El bajo nivel de la represa de Canoabo que surte 80% del Puerto,
agudizará la situación”.

Racionamiento y déficit en el
suministro del vital líquido enfrentan los carabobeños, pese a que Venezuela
forma parte de las regiones con mayor disponibilidad. 26% de los recursos
hídricos del mundo se encuentran en América del Sur con apenas 6% de la
población, al contrario del continente asiático con más de la mitad de la
población mundial (60%) pero dispone solo de 36% del agua, según la Unesco.

“De todas las crisis sociales y
naturales, la falta de recursos hídricos es la que más afecta la propia
supervivencia y la del planeta”, advertía (2003) el entonces director general
de la organización adscrita a Naciones Unidas, Koichiro Matsuura. El agua es un
recurso finito. “No se puede elaborar, no importa lo que hagamos”, enfatiza el
biólogo y especialista en gerencia ambiental, Alejandro Luy. En el planeta está
disponible menos de 1% de agua dulce. Si se suma la contaminación de mares,
lagos, ríos y los efectos del cambio climático que obligan al desplazamiento de
personas -fuertes sequías en contraste con precipitaciones desmedidas- se hace
cada vez más complicado la disponibilidad del recurso, indicó Luy.

Escasez de agua, latentes
amenazas de conflictos por obtenerla. Pero en Venezuela, no se vislumbra una
crisis humanitaria debido a la abundancia en los 7 sistemas hidrográficos -Mar
Caribe, Río Orinoco, Golfo de Paria, Casiquiare-Río Negro, Río Esequibo, Lago
de Maracaibo y Lago de Valencia-, así como los más de 100 embalses para el
suministro de agua potable, riego, recreación y generación de energía
eléctrica, de acuerdo con el informe “Diagnóstico del agua en las Américas” de
la Red Interamericana de Academias de Ciencias (2012)

Además, los recursos hídricos
internos renovables en el país se calculan en 1,320 km3/año, 85% del total
generado en la margen derecha del río Orinoco. El resto del territorio aporta
15% (cuencas que drenan al mar Caribe o al Lago de Maracaibo), según el documento
“Recursos Hídricos Venezuela 2011” del Centro del Agua para América Latina y el
Caribe. Sin embargo, el patrón de asentamiento poblacional hace que esta
abundancia sea relativa, ya que 80% de los venezolanos están ubicados en la
zona norte del país con solo 20% de los recursos hídricos. La disponibilidad
real de agua también se acorta porque parte del recurso proviene de Colombia y
una fracción es entregada aguas abajo a Brasil.

Carabobo tiene alcance por encima
de 85% en redes de distribución, pero no significa que la población esté
recibiendo el líquido y es lo que ocurre en municipios como Puerto Cabello y
Juan José Mora, donde la sequía está afectando la represa de Canoabo, explica
el director general del Movimiento por la Calidad del Agua, Manuel Pérez
Rodríguez.

-El déficit en la producción se
debe a la calidad de agua que llega al embalse de Pao-Cachinche.  Aguas residuales que alimentan a la planta
potabilizadora Alejo Zuloaga, que por falta de inversión no tiene capacidad
para tratar ese tipo de agua. Los tiempos de permanencia se incrementan para
sacar un recurso que cumpla en “algo” con los parámetros de saneamiento,
explicó el ingeniero. 

¿Cuánta agua se precisa para
abastecer una ciudad? “Los consumos medios deben estar alrededor de los 200-250
litros por persona/día, y los almacenamientos en 400-500 litros por persona al
día. Eso es lo que ha permitido que las fuentes sean suficientes a pesar de que
hace algunos años no se ejecutan obras de desarrollo”, señaló Eduardo Buroz.

-De presentarse una situación de
emergencia, se tendría que recurrir a pozos abiertos sin uso para tomar agua y
repartirla a través de cisternas, añadió el especialista.

Si se recibiera agua en
condiciones óptimas en la Planta Alejo Zuloaga y en la Lucio Baldó Soublette,
se podrían suministrar 15 mil litros de agua por segundo. Sin embargo, no se
invierte en la primera desde los años 70 y la segunda se inauguró sin estar
concluida la etapa de filtración. “Hay por lo mínimo 8 filtros de arena
inconclusos”, denuncia el ingeniero Manuel Pérez Rodríguez, exdirector de
Hidrocentro Carabobo.

Las plantas desalinizadoras
figuran como opción. El Ejecutivo firmó acuerdos con 6 empresas chinas para su
implementación (abril, 2015). “El país cuenta con 3.800 kilómetros de costas”,
justificó. Para el ingeniero Manuel Pérez Rodríguez, es una tecnología viable
en Puerto Cabello y Juan José Mora aunque amerite grandes inversiones,
“combinando agua de ríos con la de mar y pasarla a una planta desalinizadora”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.